5 mitos sobre el amor que están dañando tu relación

Como cultura, tenemos diferentes creencias fuertes sobre el amor y las relaciones. Muchas de las cuales no reconocemos que son totalmente erróneas. Las falsas creencias sobre el amor se interponen en el camino de nuestras relaciones, ¡amenazando el amor que están destinadas a sostener!

Identifica estas creencias y aprende a cambiarlas con Psicología Online Avanzada.

Las parejas se conocen por completo

La cultura popular promueve la creencia de que las parejas y los cónyuges deben llegar a conocerse con una comprensión casi telepática de los pensamientos y sentimientos del otro.

Cuando uno llega a casa disgustado del trabajo, el otro lo entiende inmediata e íntimamente sin necesidad de comunicación explícita.

Aunque conocemos a nuestra pareja mejor que nadie, este nivel de comprensión no siempre está a nuestro alcance, aunque somos propensos a creer que debería estarlo de todos modos.

Si examinamos si esa creencia es racional o no, veremos que a menudo nuestras expectativas de lo que debería ser nuestra relación se interponen en el camino de la realización de lo que debería ser. Nos resentimos con nuestra pareja porque no entiende nuestros estados emocionales profundos, a pesar de que le privamos intencionadamente de comprenderlos.

La base de cualquier relación sólida es una comunicación fuerte. La creencia de que nuestra pareja debe saber cómo nos sentimos sin que tengamos que comunicárselo socava la comunicación en una relación y, por tanto, los cimientos de la misma.

Tal vez sea algo pequeño, como lavar los platos. A tu pareja no le gusta lavarlos, y tú has caído en el patrón de soportar la mayor parte de la carga de esa tarea en particular. A ti tampoco te gusta lavarlos, y que encima se espere que lo hagas te frustra. Esperas que tu pareja lo entienda, pero nunca lo hace, y la frustración aumenta hasta llegar a un punto de ruptura.

Cuando se producen peleas de este tipo, uno de los miembros de la pareja siente que su frustración está justificada (lo cual es cierto), y el otro siente que está siendo atacado (lo cual es cierto). Pero ninguno de los dos sabe que esta pelea tiene poco que ver con los platos. Tiene que ver con el hecho de que habéis creído que las parejas deben entender los estados mentales íntimos del otro sin necesidad de comunicación.

El amor es algo natural

La atracción es algo natural, pero el amor es más que una simple atracción.

Hay muchas lecciones que nos obligamos a aprender «por las malas» cuando hablamos de nuestras relaciones porque creemos que las «relaciones» no son algo que se puedan enseñar.

Pensamos que las relaciones son algo que debemos experimentar por nosotros mismos. Quizás un poco de consejo de la familia, los amigos y la cultura popular.

El problema es que la familia, los amigos y, sobre todo, la cultura popular no siempre son los mejores guías. Lo que funcionó en una relación no está garantizado (ni es probable) que funcione en la nuestra. Y lo que funcionó en los cuentos sólo lo hizo porque los narradores así lo quisieron.

Muchas parejas acaban separados porque la relación no pudo soportar algún acontecimiento o disgusto que, de haber buscado una guía diferente, podrían haber sobrellevado.

Hay algo que decir sobre el aprendizaje a partir de la experiencia personal, pero nos equivocamos cuando creemos que es la única forma de aprender, o incluso la más importante.

La familia y los amigos pueden contarte lo que funcionó en su relación, pero los asesores de pareja, los terapeutas y los psicólogos pueden decirte lo que funciona en las relaciones en general. Ambas formas de asesoramiento son valiosas, ¡pero es importante reconocer que a menudo descuidamos la búsqueda de estos últimos!

El sexo debe ser frecuente

En Occidente, el sexo es considerado el latido de una relación, es la frecuencia considerada como un indicador directo de la salud del vínculo de la pareja. Cuando el sexo es frecuente, la relación es saludable. Cuando es infrecuente, la relación no es saludable.

Este es un pensamiento erróneo

Los adictos al sexo no tienen relaciones sanas. Por el contrario, las personas mayores sexualmente inactivas no se han desenamorado.

Aunque el sexo es un aspecto importante de lo que significa ser una pareja romántica, a menudo nuestras expectativas románticas sobre el sexo no corresponden a lo que deberíamos esperar de la realidad y, por tanto, causan un estrés y una ansiedad indebidos.

Tener trabajo a tiempo completo, hijos, una hipoteca y responsabilidades de adulto es una carga enorme para cualquiera. Si a esta carga le añadimos la creencia de que el sexo debe ser frecuente, corremos el riesgo de añadir un estrés innecesario a nuestras vidas. Y lo que es más importante, corremos el riesgo de arruinar el sexo al convertirlo en una obligación más de la vida.

No hay nada íntimo en pagar las facturas, ni nada profundamente emocional en la rutina matutina de lunes a viernes. Al esperar que el sexo frecuente se convierta en una tarea más de la interminable lista de trabajos no divertidos que define gran parte de la vida doméstica.

El sexo debería ser algo que hacemos para sentirnos como seres humanos conectados. No algo que hacemos para sentirnos conectados a una historia que nos contamos a nosotros mismos sobre cómo deberían ser nuestras vidas.

Si sientes estrés y ansiedad por la falta de sexo en tu relación, vale la pena que te preguntes si el sexo es un problema en tu vida, o si tu vida te impide tener sexo.

Debemos aceptar completamente a nuestra pareja

Escuchamos todo el tiempo que debemos amarnos «tal como somos».

Esta es una creencia valiosa, pero no se aplica tan absolutamente como creemos.

Puede que te encante el cuidado y la compasión de la que es capaz tu pareja, pero si tu pareja, por ejemplo, tiene una adicción, y este comportamiento no entra dentro de tus valores personales, probablemente no sea sano para ti ni para tu relación.

Las relaciones sólidas son algo más que dos personas que reconocen la belleza de quien es el otro. También se trata de reconocer la belleza de lo que son capaces de ser.

Las mejores relaciones se dan cuando las personas son mejores juntas que separadas. Cuando una pareja, por el simple hecho de exponerse mutuamente, es motivada a convertirse en mejores personas, ocurren cosas buenas para ellos y para todos los que los rodean.

Cuando te prohíbes ser honesto sobre los defectos de tu pareja (y de ti mismo) creyendo que el amor requiere una aceptación total e incondicional, le niegas a tu relación la capacidad de promover el crecimiento de ti mismo y de tu pareja.

Los aspectos prácticos no son importantes

El amor romántico es indiferente a las preocupaciones no románticas, como la planificación financiera y la forma de doblar correctamente la ropa.

Las relaciones fuertes y maduras se preocupan mucho por estas cosas.

Los sentimientos fuertes de amor, atracción y apego son fundamentales para una relación; pero sólo mientras puedan sobrevivir sobre una base fuerte y saludable.

Estos cimientos suelen resquebrajarse cuando una pareja no comparte creencias compatibles en asuntos prácticos comunes. Casar a un gran gastador con un gran ahorrador es una receta para el caos que puede amenazar el vínculo emocional de la pareja con el tiempo, por muy fuerte que sea.

Por eso es importante no descartar, como hacemos muchos, el lugar central que ocupan las discusiones prácticas comunes en el tejido de nuestras relaciones. Aunque no sean especialmente románticas, estas discusiones son una parte importante de cualquier relación.

Aprender cuando las creencias del «debería ser» se interponen en la realidad del «puede ser».

Éstas son sólo cinco de una larga lista de creencias que solemos tener y que parecen ayudar al amor, pero que a menudo se interponen en su camino.

Para saber más sobre los pensamientos y creencias que tienes sobre lo que debería ser tu relación y que impiden que se convierta en lo que realmente puede ser, es fundamental que te pongas en contacto con un terapeuta cualificado.

Terapia Online ¿Hay solución?

Los conflictos de pareja, son algunos de los motivos que nos pueden llevar a recurrir a una psicoterapia.

Es en la terapia de Pareja donde se tratan estos conflictos.

En Psicología online Avanzada, también contamos con esta modalidad de terapia, la cual es perfectamente fácil de llevar a cabo, por medio de la Psicoterapia online.

El tratamiento de la terapia de pareja lo hacemos por vídeo conferencia, sin que esto suponga ningún tipo de limitación. Sacando todo el partido a las tecnologías llevamos a cabo la terapia, consiguiendo resultados tan buenos como de forma presencial con las ventajas que conlleva la Terapia Online.

Te ayudaremos a ti y a tu pareja, a analizar los problemas que están surgiendo en la relación, para poder poner solución.

Te esperamos.  

Psicología Online Avanzada

Psicología Online Avanzada

Terapia Psicológica Online Avanzada por Vídeo-Conferencia.
Psicólogos Expertos en Terapia Online.
Aplicamos el enfoque Cognitivo-Conductual con medios actuales.