La relación entre la salud mental y la limpieza

Cuando os encontráis agobiados o estresados, podéis probar con el yoga, el mindfulness o incluso con un masaje, pero para otros, limpiar las estanterías, pasar un trapo por la cocina o incluso organizar el armario es tan beneficioso para vuestra salud mental como utilizar una aplicación de mindfulness.

De hecho, para ciertas personas la simple visión de una casa limpia y organizada es capaz de ayudaros a relajaros y desestresaros incluso después de un día agobiante.

A continuación, te presentamos el impacto de la limpieza en tu salud mental, incluyendo los beneficios de la limpieza y cómo incorporar un horario de limpieza en tu vida.

Impacto negativo del desorden y el desastre

Mantener la casa limpia y participar en el proceso de limpieza es bueno para ti. De hecho, las investigaciones muestran que la limpieza, o la falta de ella, podría tener un impacto directo en la salud mental.

El desorden del hogar puede contribuir a la depresión

Por ejemplo, un estudio publicado en «Personality and Social Psychology Bulletin,» encontró que las mujeres que describieron sus espacios de vida como desordenados o llenos de proyectos inacabados eran más propensas a estar fatigadas y deprimidas que las mujeres que describieron sus hogares como descansados y restauradores.

Los investigadores también encontraron que las mujeres con hogares sucios o desordenados tenían niveles más altos de cortisol.

El desorden de los hogares es un factor que puede provocar una disminución de la concentración, la confusión y la tensión

Por otra parte, un estudio realizado por investigadores de la Universidad de Princeton. Descubrió que el desorden puede dificultar la concentración en una tarea concreta.

Más específicamente, descubrieron que la corteza visual de una persona se ve abrumada por objetos que no están relacionados con una tarea en particular, lo que hace más difícil la concentración y la finalización de proyectos de manera eficiente.

Para el cerebro, el desorden representa un asunto inacabado y esta falta de integridad a veces resulta muy estresante para ciertas personas. Este hecho es especialmente cierto cuando tenéis preocupaciones significativas que os presionan en vuestras vidas.

El desorden y el desastre son factores que crean más estrés y ansiedad. Pero limpiando, organizando y reduciendo el desorden. Seréis capaces de tomar el control de vuestro entorno. Y crear un ambiente más relajado que os ayudará a concentraros mejor en los asuntos más urgentes de vuestras vidas.

En cierto modo. El desorden y el desastre están relacionados con emociones negativas como la confusión, la tensión y la irritabilidad. Mientras que un hogar organizado tiende a producir emociones más positivas como la calma y la sensación de bienestar.

Beneficios de la limpieza y el orden

Las investigaciones han demostrado que la limpieza tiene una serie de efectos positivos en la salud mental. Por ejemplo, te ayuda a tener una sensación de control sobre tu entorno y a involucrar tu mente en una actividad repetitiva que puede tener un efecto calmante.

También está demostrado que mejora el estado de ánimo de las personas y les proporciona una sensación de logro y satisfacción. Hay varias razones por las que la limpieza te puede ayudar a desestresarte.

A continuación te ofrecemos un resumen de los beneficios de limpiar y ordenar tu casa u oficina.

La limpieza favorece la salud física

Un hogar limpio también influye en la salud física.

Según un estudio realizado por el doctor NiCole Keith, investigador y profesor de la Universidad de Indiana, las personas con casas limpias tienden a ser más saludables que las que tienen casas desordenadas o desastrosas.

De hecho, la limpieza es un factor de predicción de la buena salud.

Gana el control de tu entorno

Cuando sientes que tu vida está fuera de control o estás luchando con algunas incertidumbres, la limpieza puede ser una forma de ejercer algo de control en tu vida. La limpieza da una sensación de dominio y control sobre tu entorno.

De hecho, un estudio de la Universidad de Connecticut descubrió que:

En momentos de mucho estrés, las personas recurrimos por defecto a comportamientos reiterados, como la limpieza, porque nos da una sensación de control en un momento caótico.

Es más, el desorden y la desorganización pueden distraer mucho. Y dificultar la concentración o la realización de otros proyectos. Haciendo que empieces a sentirte atascado en la rutina.

Por lo tanto, si sientes el impulso de limpiar y ordenar cuando estás estresado. Es probable que tu mente y tu cuerpo estén buscando una forma de poner orden en tu entorno.

 

Mejora tu estado de ánimo

Aparte de los beneficios de tener una casa más limpia, la relación entre una casa limpia y la salud mental a veces ayuda a reducir la ansiedad.

Por ejemplo, un estudio publicado en la revista Mindfulness. Descubrió que las personas que hacían uso de la conciencia cuando lavaban los platos. Es decir, que se tomaban el tiempo necesario para oler el jabón y asimilar la experiencia. Informaron de una reducción del 27% del nerviosismo. Junto con una mejora del 25% en la «inspiración mental».

Es más, los estudios han descubierto que tener las sábanas limpias. Y hacer la cama está asociado con un mejor descanso nocturno. Y, cuando descansas más, eso proporciona toda una serie de beneficios para la salud mental, incluyendo un mejor estado de ánimo.

La Anxiety and Depression Association of America indica que:

La actividad física de la limpieza junto con el resultado final de un hogar más limpio ayuda a reducir el estrés, los sentimientos de ansiedad y los síntomas depresivos. La limpieza también puede reducir la fatiga y mejorar la concentración.

Incrementa tu concentración

Cuando tu hogar está desordenado, desastroso o excepcionalmente sucio, Crea una situación de caos que afecta tu capacidad de concentración. El desorden también limita la capacidad de tu cerebro para procesar la información.

De hecho, los investigadores han descubierto que las personas estáis menos irritables, menos distraídas, sois más productivas y sois más capaces de procesar la información con un área de trabajo despejada y organizada.

Si tienes problemas para concentrarte en un proyecto, puedes intentar primero ordenar tu espacio de trabajo. Es posible que si dedicas unos minutos a organizar tus cosas y a limpiar el desorden, te resulte más fácil concentrarte y terminar tu trabajo.

Limitar el número de posesiones que tienes puede tener el mismo efecto, ya que reduce el número de cosas que compiten por la atención de tu cerebro.

Cómo incorporar la limpieza a tu vida

Si estás luchando contra la depresión, tienes un nuevo bebé o simplemente tienes una vida caótica, el concepto de limpieza y desorden puede parecer una tarea abrumadora que simplemente está fuera de tu alcance en este momento.

Muchos de vosotros os planteáis si la limpieza debe ser o no una prioridad.

Pero, a sabiendas de que tener un entorno más limpio te ayudará a mejorar tu estado de ánimo y hará que tu vida sea más tranquila, quizás merezca la pena intentarlo. Aquí tienes algunas ideas sobre cómo incorporar la limpieza a tu vida.

Empieza por lo pequeño

La mayoría de vosotros aplazáis la limpieza porque la tarea os parece demasiado grande. Pero en lugar de esperar poner en orden toda la casa en un fin de semana, empieza poco a poco y haz sólo un poco cada día.

En otras palabras, comprométete a hacer una cosa en tu casa o apartamento cada día y, antes de que te des cuenta, tu entorno estará mucho más limpio y menos estresante en poco tiempo.

Por ejemplo, escoge una cosa que quieras hacer cada día y cúmplela. Un día puedes revisar todo el correo. Al día siguiente puedes limpiar el inodoro y lavar el lavabo. Al día siguiente puedes limpiar la encimera de la cocina, y al día siguiente puedes recoger toda la ropa desperdigada por la casa y ponerla en el cesto de la ropa sucia.

La clave es que no hagas tu lista de tareas más grande de lo que puedes manejar mentalmente o sólo aumentarás tu estrés en lugar de reducirlo.

Programa un temporizador

Otra opción para iniciar una rutina de limpieza es establecer un temporizador y ver cuánta limpieza puedes hacer en ese período de tiempo. También es posible utilizar el método de bloqueo de tiempo para programar la limpieza.

Por ejemplo, reserva 15, 20 o incluso 30 minutos para limpiar. Programa un temporizador y empieza por la zona principal de tu casa. Empieza por recoger las cosas que están en el suelo o en la mesa de centro y guárdalas. Cuando suene el temporizador, habrás terminado por hoy.

Si lo prefieres, puedes empezar en un dormitorio, en lugar de la zona de estar. De este modo, la limpieza te ayudará a crear un ambiente más tranquilo que te ayudará a dormir mejor esa noche.

Aunque establecer un tiempo de unos pocos minutos no parece mucho tiempo, puedes lograr mucho más de lo que imaginas.

Además, no te abrumaras pensando que tienes que dedicar tres horas de tu sábado a la limpieza. Consigues hacer lo que puedes y luego pasas a otra cosa.

Haz que otros participen

A veces te encuentras en un momento de tu vida en el que la limpieza no es algo que puedas hacer tú solo.

Tal vez te estés recuperando de una enfermedad grave, dirigiendo tu propio negocio, criando una casa llena de niños o intentando trabajar y estudiar.

Sea cual sea tu situación, si sabes que no puedes realizar todo lo que hay que hacer sin ayuda, entonces deberías considerar la posibilidad de involucrar a otras personas.

Pide ayuda a tus amigos y familiares

Aunque pedir ayuda es difícil, la mayoría de las personas están dispuestas a ayudarte si lo pides. Así que habla con tu pareja, recurre a tus hijos o pregunta a un amigo o familiar si te puede ayudar a organizarte.

Además, es mucho más fácil acometer grandes proyectos cuando cuentas con la ayuda de otras personas.

Consigue ayuda externa

Y, si tienes espacio en tu presupuesto, también puedes considerar la posibilidad de contratar a una persona para que limpie tu casa una o dos veces al mes.

Para mantener los costes bajos, considera la posibilidad de que realicen las tareas más duras, como la limpieza de los baños, y que luego limpien las demás zonas de tu casa por tu cuenta.

También puedes considerar la posibilidad de adquirir un aspirador para no tener que preocuparte por los suelos.

Busca formas de simplificar la limpieza que es necesaria y con el tiempo será más manejable.

Cuando la limpieza pasa a ser una compulsión

Aunque no hay nada de malo en ser un fanático de la limpieza y buscarla como una forma de calmar los nervios y aliviar el estrés.

Esto se convierte en un problema cuando la limpieza y la necesidad de orden en el hogar comienzan a transformarse en una compulsión.

Por ejemplo, si no quieres salir con tus amigos o cancelas tus planes porque no has terminado todas las tareas de limpieza del día o de la semana. Esto podría ser una señal de alarma de que tu deseo de tener una casa limpia se ha convertido en una compulsión.

Del mismo modo, la limpieza podría convertirse en un problema si tiene un impacto en tu salud física. Si te sientes un poco obsesionado o si interfiere con tu horario. Por ejemplo, haciéndote llegar tarde al trabajo o a la escuela.

Si no estás seguro de si tus hábitos de limpieza son constructivos o rozan la compulsión. Es posible que quieras hablar con tu médico o con un terapeuta para que te asesore.

Un terapeuta es capaz de ayudarte a determinar qué comportamientos son saludables y cuáles deben modificarse. También tienen la posibilidad de ofrecerte otros mecanismos de afrontamiento para la depresión, la ansiedad o el estrés.

 A tener en cuenta

Si la limpieza y el desorden te ayudan a aliviar el estrés, a reducir la ansiedad y a levantar tu estado de ánimo, entonces no dudes en coger tus herramientas de limpieza y ponerte manos a la obra.

Después de todo, una casa desordenada o desastrosa puede distraer. Pero asegúrate de que tus hábitos de limpieza no sean una muleta. No debes confiar únicamente en la limpieza para dar orden y previsibilidad a tu vida.

Hay momentos en los que las cosas no saldrán como las habías planeado y no podrás limpiar. Por eso, necesitas tener otras herramientas en tu arsenal a las que puedas acudir para desestresarte y desconectar.

Por el contrario, si estás luchando contra la depresión u otro problema de salud mental y anhelas tener una casa limpia y organizada. Pero no tienes la energía para hacerlo, intenta empezar poco a poco. Incluso si eso significa sólo recoger toda la ropa del suelo un día y cargar el lavavajillas al día siguiente.

Dar pequeños pasos para limpiar tu entorno te parecerá más manejable y menos abrumador. Y, lo que es más importante, puede que incluso te levante el ánimo el haber dado un pequeño paso para organizar y limpiar tu entorno.

Terapia Online – Puedes lograrlo

Con la psicoterapia online, gracias a los avances de las tecnologías, nos podemos permitir llevar a cabo un mejor tratamiento del estrés, gracias a que nos permite evitar cargas añadidas, como puedan ser los desplazamientos al despacho, imprescindibles en el caso de la terapia presencial. Esto como  un ejemplo más.

Porque gracias a la Psicoterapia online, nos podemos permitir estar más accesibles al pacientes incluso en esas situaciones puntuales que le generan estrés.  

Además, nosotros aplicamos la tecnología para la realización de las sesiones por videollamada y en ello, las técnicas de relajación, que suelen ser unas de las medidas más prácticas en el tratamiento del estrés, ya que permiten transformar  el distrés en eustrés, se pueden impartir fácilmente a través de una pantalla.

Si sufres problemas de estrés, quizás haya llegado el momento de ponerle solución, gracias a las facilidades que desde Psicología Online Avanzada te ofrecemos.

Te esperamos.

Psicología Online Avanzada

Psicología Online Avanzada

Terapia Psicológica Online Avanzada por Vídeo-Conferencia.
Psicólogos Expertos en Terapia Online.
Aplicamos el enfoque Cognitivo-Conductual con medios actuales.