¿Por qué tienen conflictos las parejas?

Seguro que hay ciertos temas en tu relación que sabes que siempre van a provocar una pelea.

Tal vez sea el dinero o la crianza de los hijos o las tareas domésticas o la familia política. La verdad es que las relaciones están llenas de conflictos de comunicación. Algunos de ellos pueden anticiparse, mientras que otros llegan como si surgieran de la nada.

Los desacuerdos verbales se producen cuando nos sentimos atacados, no escuchados o incomprendidos. En términos más sencillos, los investigadores han propuesto que los conflictos de comunicación surgen cuando la búsqueda de los objetivos de uno de los miembros de la pareja interfiere con los objetivos del otro.

Estos «objetivos» no son necesariamente cosas tangibles como «terminar la lavandería», sino que hacen referencia a deseos, anhelos o planes que pueden ser conscientes o no.

Revisemos este ejemplo

Jorge y Sara están esperando que en los próximos meses su bebe nazca. Jorge fue criado como católico y cree que la religión desempeña un papel fundamental en la vida de un niño. Sara fue criada como unitaria y no le enseñaron a ver la religión como algo particularmente importante en la educación de los niños.

Hoy, Jorge le planteó que quería bautizar al bebé; Sara se burló de los sentimientos de Jorge inmediatamente los desechó como algo ridículo. «No es que el bebé vaya a recordarlo algún día, ¿a quién le importa?», se mofó.

Jorge se sintió atacado y empezó a arremeter contra Sara por la «incapacidad de criar a un niño cristiano», por la falta de respeto de ella hacia él y hacia el catolicismo.

Se pelearon durante los siguientes 30 minutos antes de que ambos fueran a habitaciones separadas para enfriar los ánimos.

 ¿Cómo analizarlo?

Según el punto de vista orientado a los objetivos de los conflictos en las relaciones, para entender lo que está ocurriendo durante esta discusión, tenemos que reparar en los objetivos de las dos partes.

El objetivo de Jorge es criar al niño en un hogar que enseñe y defienda la religión, especialmente el catolicismo. Parte de este objetivo es bautizarlo.

A partir de esta interacción, podemos interpretar que la visión de Sara sobre la crianza no incluía el bautismo. Pero eso es todo lo que sabemos sobre el objetivo de ella. ¿Quizás Sara está completamente alineada con la meta de Jorge hasta con la excepción del bautismo? O tal vez estén totalmente desalineados en las ideas que tienen sobre la religión y la crianza de los hijos.

Dado que las relaciones están formadas por dos individuos con necesidades, deseos y objetivos individuales, los conflictos son, por desgracia, inevitables.

Siempre habrá momentos en los que las necesidades de uno comprometan las del otro. Aceptar que este hecho es cierto es un primer paso importante para comprender y superar los conflictos o peleas en la relación.

¿Qué puedo hacer para evitarlas?

Al aceptar que las peleas siempre van a aparecer en nuestras relaciones, ganamos una especie de poder sobre ellas. Volvamos al ejemplo anterior. En lugar de que Sara bromee sobre el deseo de Jorge de bautizar a su bebé, ¿qué habría pasado si Sara hubiera preguntado por qué el bautismo es tan importante para Jorge?

Si lo hubiera hecho, los dos podrían haber entablado una conversación significativa y tranquila sobre la importancia de la religión, sin un lenguaje duro o irrespetuoso. Del mismo modo, si Jorge no hubiera atacado inmediatamente a Sara por no estar capacitada para criar a un hijo religioso, tal vez podría haber preguntado con calma «¿cuál es tu opinión sobre la crianza de nuestro hijo como católico?»

Al entablar una discusión, tanto Sara como Jorge probablemente habrían salido de la conversación teniendo un sentido mucho más profundo de los objetivos y sentimientos de cada uno en torno a la crianza del hijo. Teniendo en cuenta los objetivos de ambos, el compromiso es el siguiente paso lógico.

Cómo reducir los conflictos en tu relación

Aunque siempre habrá desacuerdos, podemos elegir cómo manejarlos.

A veces resulta más fácil y menos vulnerable atacar a nuestra pareja, burlarnos de ella o calificar la opinión como errónea. Al hacerlo, nos alejamos aún más de la resolución de la pelea. Y el conflicto de esa pelea incluso se extiende a otras áreas de la relación.

Para las parejas que son infelices en la relación, es aún más importante intentar prevenir el conflicto o entender las formas de reducirlo, ya que las parejas infelices son 10 veces más propensas que las parejas más felices a utilizar un tono de voz negativo durante un desacuerdo, a seguir los mismos patrones cada vez que una discusión sale a la superficie y a permanecer en conflicto durante más tiempo.

Entonces, ¿cómo reducir el conflicto?

Situaciones que podrían empeorar el conflicto: Lo que NO debes hacer

  • Aprovechar la oportunidad para sacar a relucir otros problemas en la relación.
  • Culpar únicamente a tu pareja del problema.
  • Escuchar a tu pareja sólo para poder criticarla.
  • Hacer preguntas hostiles y cerradas.
  • Asumir que sabes lo que tu pareja piensa y siente sobre el tema.
  • Repetir tus propias posiciones y opiniones.
  • Seguir la queja de tu pareja con tu propia queja.
  • Intentar demostrar que tu pareja está equivocada.
  • Decirle a tu pareja lo que tiene que hacer para resolver el problema.
  • Poner un ultimátum.
  • Plantear los problemas con un tono hostil.
  • Rechazar la opinión de tu pareja por considerarla errónea.
  • Interrumpir a tu pareja.

Situaciones que podrían reducir o evitar el conflicto: Lo que debes que hacer

  • Mantenerte centrado en el problema en cuestión.
  • Reconocer cómo estás contribuyendo al conflicto.
  • Escuchar a tu pareja con verdadero interés; ¿qué está diciendo?
  • Haz preguntas abiertas.
  • Preguntar por los pensamientos y sentimientos de tu pareja sobre el tema.
  • Resumir lo que dice tu interlocutor para asegurarte de que lo has entendido.
  • Acompañar la queja de tu pareja con una solicitud de más información.
  • Trabajar para llegar a un acuerdo o compromiso.
  • Ofrecer sugerencias constructivas sobre lo que puedes hacer para resolver el problema.
  • Mantener la flexibilidad durante la fase de resolución del problema.
  • Plantear los problemas de forma neutral y amable.
  • Aceptar las opiniones de tu pareja como algo importante.
  • Dejar que tu pareja termine las reflexiones.

Terapia Online ¿Hay solución?

Los conflictos de pareja, son algunos de los motivos que nos pueden llevar a recurrir a una psicoterapia.

Es en la terapia de Pareja donde se tratan estos conflictos.

En Psicología online Avanzada, también contamos con esta modalidad de terapia, la cual es perfectamente fácil de llevar a cabo, por medio de la Psicoterapia online.

El tratamiento de la terapia de pareja lo hacemos por vídeo conferencia, sin que esto suponga ningún tipo de limitación. Sacando todo el partido a las tecnologías llevamos a cabo la terapia, consiguiendo resultados tan buenos como de forma presencial con las ventajas que conlleva la Terapia Online.

Te ayudaremos a ti y a tu pareja, a analizar los problemas que están surgiendo en la relación, para poder poner solución.

Te esperamos. 

Psicología Online Avanzada

Psicología Online Avanzada

Terapia Psicológica Online Avanzada por Vídeo-Conferencia.
Psicólogos Expertos en Terapia Online.
Aplicamos el enfoque Cognitivo-Conductual con medios actuales.