¿Por qué me siento diferente?

Todos somos más parecidos de lo que pensamos.

A nadie le gusta sentirse como un extraño. Como si fuéramos diferentes de alguna manera – o no “encajáramos” realmente.

La vida tribal puede ser algo del pasado… Pero como seres humanos, seguimos siendo tribales por naturaleza, y sentir que pertenecemos es una necesidad humana básica. Muchos de los rasgos, características y sentimientos que consideramos “naturaleza humana” siguen siendo impulsados por los instintos tribales.

En aquellos tiempos, encajar en la tribu era una cuestión de vida o muerte. Hoy en día, podemos sobrevivir fuera de la tribu, pero la sensación de aislamiento que conlleva sigue siendo una de las experiencias más dolorosas que probablemente tengamos que afrontar.

¿Por qué me siento tan diferente de todos los demás?

Este sentimiento normalmente se remonta a la infancia.

Tal vez fuiste acosado o excluido en la escuela. O tal vez tu familia era ligeramente diferente a las otras familias – financieramente, étnicamente, religiosamente… O tal vez te mudaste mucho y nunca tuviste la oportunidad de desarrollar la misma profundidad de amistad que los otros niños.

Sea lo que sea, probablemente pasaste gran parte de tu infancia sintiéndote solo. Y en algún momento del camino, estas experiencias te llevaron a creer que eres “diferente” a todos los demás.

Pero aquí está la cosa: todos somos mucho más parecidos de lo que pensamos.

No importa lo raro o diferente que te sientas, vas a compartir muchas más similitudes con todos los demás que diferencias.

Simplemente te sientes diferente por tus experiencias, no porque seas diferente.

El problema es que cuando nos sentimos así, es probable que actuemos de acuerdo con ello.

Así que, porque nos sentimos diferentes, podríamos luchar para relajarnos completamente en situaciones sociales, sintiéndonos cohibidos. O podemos abstenernos de alcanzar y conectar con la gente porque no podemos imaginar cómo querrían pasar tiempo con nosotros de todos modos. O podemos adormecernos con las drogas y el alcohol en un intento desesperado de sacudir el sentimiento y “encajar”.

Aunque es probable que respondamos de manera diferente según nuestros propios mecanismos de adaptación, una cosa sigue siendo la misma: vamos a luchar para conectar de una manera auténtica.

Y así, al sentirnos diferentes, terminamos cumpliendo con nuestra propia autoprofecía. Nuestra soledad y aislamiento nos proporciona “evidencia” de que somos diferentes a todos los demás, tal como pensábamos.

¿Qué se siente?

Puedes estar sintiendo y experimentando cualquiera de las siguientes sensaciones:

  1. En situaciones sociales, sientes que te sobresaltas. Esta sensación puede ser tan fuerte que te sientes “fuera de cuerpo”, como si no estuvieras realmente allí.
  2. Sientes una abrumadora sensación de soledad, pero no tienes idea de cómo conectarte. Te sientes atascado – te sientes miserable y solitario estando solo, pero cuando intentas conectar con la gente te sientes tan cohibido que a veces terminas sintiéndote peor.
  3. Las situaciones sociales y las reuniones te llenan de miedo. O las evitas por completo o pasas el tiempo sintiéndote incómodo y escondiéndote en un rincón.
  4. Tienes que beber para sentirte cómodo socialmente.
  5. O tal vez eres un camaleón social. Te conectas moldeándote a los demás pero te vas con una sensación de vacío – no sabes realmente quién eres debajo de todo esto.

El “efecto de foco” – crees que la gente te está notando mucho más de lo que realmente está ocurriendo.

El efecto de foco es el fenómeno por el cual tendemos a creer que la gente nos está observando mucho más de lo que realmente es. Es un sesgo cognitivo y uno de los principales factores de la ansiedad social.

Todos experimentamos el mundo a través de nuestros propios ojos, y desde nuestra propia perspectiva – la vida es nuestra propia película, y somos el personaje principal. Naturalmente, esto hace que sea difícil para nosotros salir de nosotros mismos, y darnos cuenta de que todos los demás experimentan el mundo como su propia película.

¿Ese comentario incómodo que hicimos en la fiesta de la otra noche no fue muy bien recibido? Lo más probable es que nadie se haya dado cuenta. Y si lo hicieron, probablemente ya se ha olvidado.

En general, la gente está demasiado involucrada en sí misma y en su propia historia para centrarse en nuestros errores. De hecho, es mucho más probable que se preocupen por lo que dijeron o hicieron que por prestarnos atención.

Cómo superar el sentirse diferente

La mayor parte de la superación de este sentimiento es entender que no eres tan diferente como crees que eres. Algunas de las cosas que consideras diferentes o raras de ti mismo pueden ser incluso muy corrientes. En última instancia, se trata de revisar la historia que has estado llevando contigo todo este tiempo en tu cabeza.

Un terapeuta te ayudará a rastrear este sentimiento y a entender de dónde proviene. Identificar la razón por la que te sientes así te ayudará a entender que es simplemente un producto de tus experiencias, y no necesariamente cómo son las cosas en realidad.

Si te sientes muy aislado, tu terapeuta te ayudará a conquistar tus miedos y a unirte a grupos sociales con personas similares. Aunque al principio esto puede dar miedo, las recompensas valdrán la pena a largo plazo. El sentido de pertenencia que surge de ser parte de un grupo puede ayudar a desafiar tus propias creencias profundamente arraigadas en torno a ser diferente.

La conexión y el sentimiento de que “encajamos” son necesidades humanas básicas. No eres sólo tú el que ansía esto – todo el mundo lo hace. Cuanto más lo entendemos, más podemos estar ahí para el otro, celebrando y abrazando tanto nuestros puntos en común como nuestras diferencias.

Psicología Online Avanzada

Psicología Online Avanzada

Terapia Psicológica Online Avanzada por Vídeo-Conferencia.
Psicólogos Expertos en Terapia Online.
Aplicamos el enfoque Cognitivo-Conductual con medios actuales.