Lo que debes saber sobre la parálisis del sueño

Aunque normalmente es considerado que estar dormido o despierto está definido. Claramente no siempre es de esa manera, condiciones como la parálisis del sueño desafían estos límites fijos.

La parálisis del sueño es una incapacidad temporal para moverse que ocurre justo después de dormir o despertar. Las personas están conscientes durante los episodios, que frecuentemente implican alucinaciones preocupantes y una sensación de asfixia.

En estos episodios de parálisis del sueño hay elementos tanto del sueño como de la vigilia, por lo que a veces provocan síntomas angustiosos.

Aunque todavía hay mucho que aprender sobre la parálisis del sueño. Un examen de sus tipos, síntomas, causas, repercusiones y tratamiento permite comprender mejor la afección y la forma de prevenirla.

¿Qué es la parálisis del sueño?

La parálisis del sueño es una condición identificada por una breve pérdida de control muscular, conocida como atonía, que ocurre justo después de ir a dormir o despertar. Además de la atonía, las personas a menudo tienen alucinaciones durante los episodios de parálisis del sueño.

Está clasificada como un tipo de parasomnias, que son comportamientos anormales durante el sueño. Debido a que está conectada a la etapa de movimiento ocular rápido (REM) del ciclo del sueño. La parálisis del sueño es considerada una parasomnia REM.

El sueño REM estándar implica sueños vívidos así como la atonía muscular, lo que ayuda a prevenir la actuación de los sueños. Sin embargo, en circunstancias normales, la atonía termina al despertar, por lo que una persona nunca es consciente de esta incapacidad para moverse.

Como resultado, los investigadores creen que la parálisis del sueño implica un estado mixto de conciencia que combina tanto la vigilia como el sueño REM. En efecto, la atonía y las imágenes mentales del sueño REM parecen persistir incluso en un estado de estar consciente y despierto.

¿Cuáles son los tipos de parálisis del sueño?

En la literatura médica, se utilizan comúnmente dos términos para categorizar los casos de parálisis del sueño.

  • La parálisis del sueño aislada ocurre cuando los episodios no están conectados con un diagnóstico subyacente de narcolepsia. Un trastorno neurológico que impide que el cerebro controle adecuadamente la vigilia y a menudo provoca una parálisis del sueño.
  • La parálisis del sueño recurrente involucra múltiples episodios a lo largo del tiempo.

En muchos casos, estas dos características definitorias están combinadas para describir una condición de parálisis del sueño aislada recurrente (PSIR), que implica casos continuos de parálisis del sueño en alguien que no tiene narcolepsia.

¿Cuáles son los síntomas de la parálisis del sueño?

El síntoma fundamental de la parálisis del sueño es la atonía o la incapacidad de mover el cuerpo. Esto ocurre poco después de dormir o despertar, durante un episodio, la persona está despierta y es consciente de la pérdida de control muscular.

Aproximadamente el 75% de los episodios de parálisis del sueño implican alucinaciones que son distintas de los sueños típicos. Como en el caso de la atonía, éstas podrían ocurrir al quedarse dormido (alucinaciones hipnagógicas) o al despertar (alucinaciones hipnopómicas).

Las alucinaciones durante la parálisis del sueño están divididas en tres categorías:

    Alucinaciones intrusas, implican la percepción de una persona peligrosa o la presencia en la habitación.

    Alucinaciones por presión en el pecho, también llamadas alucinaciones de los íncubos, provocan una sensación de asfixia. Éstas ocurren frecuentemente junto con las alucinaciones de los intrusos.

    Alucinaciones vestibulares-motoras (V-M), las cuales incluyen sensaciones de movimiento (como volar) o sensaciones fuera del cuerpo.

¿Cómo de frecuente es la parálisis del sueño?

Las estimaciones varían, pero los investigadores estiman que alrededor del 8% de las personas experimentan parálisis del sueño en algún momento de la vida. Entre estas personas, hay pocos datos sobre la frecuencia con que los episodios ocurren.

La parálisis del sueño tiene lugar a cualquier edad. Pero los primeros síntomas a menudo comienzan en la niñez, la adolescencia o en la juventud (entre los 7 y los 25 años). Después de comenzar en la adolescencia, es común que los episodios ocurran con mayor frecuencia entre los 20 y 30 años.

La atonía es a menudo angustiosa, y las alucinaciones inquietantes hacen que los episodios de parálisis del sueño sean aún más molestos. Por esta razón, alrededor del 90% de los episodios están asociados con el miedo, mientras que sólo la minoría sufren alucinaciones más placenteras o incluso felices. Se ha comprobado que la percepción de estos episodios varía significativamente según el contexto cultural de la persona.

Los episodios varían desde unos pocos segundos hasta alrededor de 20 minutos, y la duración media es de entre seis y siete minutos. En la mayoría de los casos, los episodios terminan por sí solos. Pero ocasionalmente son interrumpidos por el tacto o la voz de otra persona o por un intenso esfuerzo de movimiento que supera la atonía.

¿Qué causa la parálisis del sueño?

Se desconoce la causa exacta de la parálisis del sueño. Los estudios han examinado los datos para ver qué es lo que está asociado con un mayor riesgo de parálisis del sueño y han encontrado resultados contradictorios. En base a esa investigación, los investigadores creen que hay múltiples factores involucrados en la provocación de la parálisis del sueño.

Los trastornos del sueño y otros problemas de sueño han mostrado algunas de las correlaciones más fuertes con la parálisis del sueño aislada. Las personas con apnea obstructiva del sueño (AOS), un trastorno del sueño que consiste en repetidos lapsus respiratorios, informan sobre tasas más altas de parálisis del sueño. La parálisis del sueño también es más común en personas con calambres nocturnos en las piernas.

Se ha descubierto que los síntomas del insomnio, como las dificultades para conciliar el sueño. La somnolencia excesiva durante el día, están asociados con la parálisis del sueño. Las personas cuyos ritmos circadianos no están alineados con un ciclo diurno-nocturno local. Con desfase horario y los trabajadores por turnos, también corren un mayor riesgo de sufrir una parálisis del sueño.

Ciertas condiciones de salud mental han demostrado una conexión con la parálisis del sueño. Las personas con trastornos de ansiedad, incluido el trastorno de pánico, parecen ser más propensas a padecer esta afección. Algunas de las asociaciones más fuertes se dan en personas con trastorno de estrés postraumático y otras que han estado expuestas a abuso sexual en la infancia u otros tipos de angustia física y emocional. Dejar de tomar alcohol o antidepresivos también conduce a un rebote de REM, que a su vez podría causar una parálisis del sueño.

Los estudios han encontrado un mayor riesgo de sufrir parálisis del sueño en las personas con antecedentes familiares. Pero no está identificada una base genética específica.

Algunos estudios han descubierto que las personas que muestran rasgos de imaginación y de disociación con el entorno, tienen más probabilidades de sufrir una parálisis del sueño. También es posible que exista una relación entre la parálisis del sueño y las pesadillas vívidas y/o los sueños lúcidos.

¿Es la parálisis del sueño un problema serio?

Para la mayoría de las personas, la parálisis del sueño no es un problema grave. Está clasificada como una afección inofensiva y, por lo general, no se produce con la frecuencia suficiente como para causar problemas de salud importantes.

Sin embargo, se estima que un 10% de las personas tienen más episodios recurrentes o molestos que hacen que la parálisis del sueño sea especialmente angustiosa. Como resultado, se desarrollan pensamientos negativos sobre la hora de dormir. Reduciendo el tiempo asignado para dormir o provocando ansiedad alrededor lo que hace más difícil conciliar el sueño. La privación del sueño provoca somnolencia excesiva y muchas otras consecuencias para la salud general de la persona.

¿Cuál es el tratamiento?

Un primer paso en el tratamiento de la parálisis del sueño es hablar con un médico para identificar y abordar los problemas subyacentes que pueden estar contribuyendo a la frecuencia o gravedad de los episodios. Por ejemplo, esto podría implicar el tratamiento de la narcolepsia o medidas para controlar mejor la apnea del sueño.

En general, las pruebas científicas sobre el tratamiento óptimo de la parálisis del sueño son limitadas. Muchas personas no saben que la afección es relativamente común y, por lo tanto, piensan que están locos o avergonzados después de los episodios. En consecuencia, incluso el mero reconocimiento y normalización de sus síntomas por un médico es beneficioso.

Debido a la conexión entre esta afección y los problemas generales de dormir. La mejora de la higiene del sueño es un objetivo común en la prevención de la parálisis del sueño. La mejora de la higiene se refiere al entorno de la habitación de una persona y a los hábitos diarios que influyen en la calidad del sueño.

Consejos para un buen descanso

  • Seguir el mismo horario para ir a la cama y despertarte todos los días, incluso los fines de semana.
  • Mantener una rutina pre-cama establecida que te ayude a estar cómodo y relajado.
  • Equipar tu cama con un colchón y una almohada cómodos.
  • Preparar tu dormitorio para que la luz o el ruido no te molesten.
  • Reducir el consumo de alcohol y cafeína, especialmente por la noche.
  • Guardar los aparatos electrónicos, incluyendo los teléfonos celulares, por lo menos media hora antes de acostarse.

La mejora de la higiene del sueño se incorpora con frecuencia a la terapia cognitivo-conductual para el insomnio. Un tipo de terapia de conversación que trabaja para reformular los pensamientos y las emociones negativas que te quitan el sueño.

Se sabe que algunos medicamentos suprimen el sueño REM, y estos pueden ayudar a detener la parálisis del sueño. Sin embargo, estos medicamentos podrían tener efectos negativos. Por estas razones, es importante hablar con tu médico antes de tomar cualquier medicamento para discutir los posibles beneficios y desventajas.

Terapia online

En Psicología online Avanzada, trabajamos mediante métodos con una validez científica, acompañándolos de una gran cercanía, comprensión de tu problema y con profesionales certificados. Si quieres saber más sobre el insomnio y tus problemas de sueño, no dejes de contar con la ayuda que podemos ofrecerte. Además, nosotros aplicamos la tecnología para la realización de las sesiones por vídeo-llamada. Mediante la terapia online, buscamos derribar todo tipo de barreras, para que tú, nos dejes ayudarte. De este modo estarás un paso más cerca de cumplir tus objetivos.

Psicología Online Avanzada

Psicología Online Avanzada

Terapia Psicológica Online Avanzada por Vídeo-Conferencia.
Psicólogos Expertos en Terapia Online.
Aplicamos el enfoque Cognitivo-Conductual con medios actuales.