Aprender a ser feliz de nuevo luego de la pandemia

Puntos claves

    Después de pasar más de un año en un estado casi constante de miedo y tristeza, la idea de descubrir la felicidad después de la pandemia es difícil de entender y da miedo perseguirla.

    Las enfermedades mentales han aumentado durante la pandemia, incluido el trastorno de estrés postraumático. En un estudio reciente de trabajadores sanitarios, los investigadores descubrieron que el 22,8% de los participantes padecían un probable trastorno de estrés postraumático.

    Explora lentamente lo que te hace feliz ahora, como ciertas personas, restaurantes y música. Al facilitar la alegría, el proceso puede no parecer tan abrumador.

Sentimiento de familiaridad

Ha pasado más de un año desde que el mundo entró en crisis y la pandemia de COVID-19 puso patas arriba la vida tal y como la conocíamos. En ese tiempo, las rutinas diarias, las fuentes de alegría y las relaciones han cambiado, dejando a menudo poco espacio para la felicidad. En su lugar, el miedo y la tristeza se han convertido en compañeros constantes para muchos de vosotros, que os habéis sentido tan a menudo que se disfrazan de emociones básicas.

A lo largo de la pandemia, un estribillo común fue «cuando todo esto acabe«. Utilizado para hablar de todo, desde cuándo podrás ver a tus seres queridos hasta cuándo la vida será mejor, declara firmemente que todo mejorará después de la pandemia.

Aunque los niveles de peligro disminuirán y tendréis un mayor control sobre vuestras vidas, el final de la pandemia no activará un interruptor mental que diga al miedo y a la tristeza que es hora de irse. Incluso cuando buscamos desesperadamente la felicidad y un futuro mejor, estas emociones se han vuelto cómodas. Dejarlas atrás no sólo puede ser aterrador, sino también difícil de manejar.

Inquietud

Empecemos por el aspecto de la inquietud. Con la incertidumbre y la continua decepción de la pandemia, es natural sentir aprensión por el futuro, incluso con una vacuna en el brazo.

«A veces, las personas dejáis de buscar la felicidad después de un tiempo porque permanecer en un estado de miedo y tristeza es más fácil que tener vuestras emociones rebotando cada vez que ocurre algo», dice Aimee Daramus, PsyD, autora de Understanding Bipolar Disorder.

Después de que te negaran la felicidad que has buscado durante tanto tiempo, salir a buscarla te parece un riesgo que no vale la pena tomar.

“Si te da miedo, empieza por las cosas que siempre van a estar ahí, como una obra de arte o un álbum favorito. Vuelve a espacios familiares que echabas de menos, como un museo o un restaurante favorito. Permítete estar plenamente presente para disfrutar de todo el placer que obtienes.”

– Aimee Daramus, PsyD

Navegando hacia la felicidad

Es posible que notes que algunos de tus puntos de referencia anteriores han desaparecido. Es posible que las personas, los lugares y las experiencias de las que te alegrabas ya no estén presentes. Tus antiguas rutinas ya no te resultan familiares, y pueden ser intimidantes después de haberte aislado durante tanto tiempo.

«Las personas os adaptasteis a vuestras nuevas vidas de menos estímulos, menos contacto social y más tiempo personal. Esto se convirtió en la línea de base de la vida diaria», dice la Dra. Sabrina Romanoff, psicóloga clínica del Hospital Lenox Hill de Nueva York.

«La idea de pasar a un estilo de vida más caótico o estimulante es una transición más difícil de hacer. Muchas habilidades sociales se han atrofiado porque el umbral de estimulación de las personas ha disminuido considerablemente.»

– Dra. Sabrina Romanoff

¿Por qué es difícil encontrar la felicidad?

Antes de profundizar en las barreras a la felicidad, es fundamental reconocer que no hay nada malo en que no encuentres la felicidad inmediata cuando las cosas mejoran.

«Aconsejo a mis pacientes que recibáis los sentimientos de todo tipo con una mente abierta y compasión», dice la Dra. Leela R. Magavi, psiquiatra de adultos, y directora médica regional de Community Psychiatry.

Los individuos tendemos a experimentar una gran cantidad de vergüenza y culpa y nos culpamos de todas y cada una de las emociones que experimentamos. En lugar de angustiarte más por el motivo de que no te invada la felicidad, explora cuál puede ser la causa de fondo.

Te estás recuperando de un trauma

Recuerda: sientes miedo y tristeza por una razón. El mundo ha pasado colectivamente por un trauma alargado y el segundo en que empieza a remitir no es el día en que cesan sus efectos. Después de estar en modo de lucha o huida durante tanto tiempo, tu cuerpo quizás esté trabajando para mantenerse ansioso como una forma de mantenerte a salvo, dice Daramus.

Piénsalo: Si te rompieras la pierna, ¿te sentirías mejor el día que fueras al médico? No, tienes que cuidarla, llevar una escayola, quizá asistir a fisioterapia y aprender a soportar peso de nuevo.

Tu salud mental está lesionada. Date tiempo para adaptarte y volver a soportar el peso de la felicidad.

Tus intereses han cambiado

En el transcurso de un año típico, es posible que explores nuevos intereses y dejes atrás otros. La pandemia ha obligado a que las prioridades y los métodos de entretenimiento cambien aún más rápidamente. Lo que antes te gustaba puede que ya no te sirva.

“Muchos de vosotros adoptasteis nuevos intereses y aficiones durante la pandemia. Como tambien habéis priorizado diferentes áreas de la vida y podéis experimentar desinterés por las cosas que antes disfrutaban antes de la pandemia.”

– Dra. Leela Magavi

Por ejemplo, quizás hayas esperado ansiosamente la reapertura de los bares, sólo para entrar en uno y darte cuenta de que preferirías estar de vuelta en casa. O tal vez estabas ansioso por volver a viajar, sólo para encontrar que los aviones te abruman.

Estos cambios son normales después de un periodo tan largo y, aunque algunos intereses pueden volver, otros que desarrollaste durante la pandemia pueden ocupar su lugar.

Las personas habéis cambiado enormemente durante los últimos meses. Para muchos, la pandemia permitió una recalibración del estilo de vida y de los valores que probablemente se extenderá a la vida post-pandemia.

La tristeza te mantiene conectado con los perdidos

Ser feliz te puede parecer una traición a los seres queridos que han fallecido y a la pérdida colectiva experimentada.

«Es una forma de aferrarse a los recuerdos», dice Daramus. «Si has perdido a alguien, estar decaído puede ser una forma de seguir conectado a esa persona mientras haces el duelo». Seguir adelante sin ellos es un proceso difícil.

Es posible que tengas un problema de salud mental

Las emociones difíciles que sientes quizás sean indicativas de una condición de salud mental, como la ansiedad, la depresión o el trastorno de estrés postraumático (TEPT).

Los casos reportados de enfermedades mentales han aumentado durante la pandemia.

    En un estudio realizado en diciembre de 2020, el 42% de los adultos estadounidenses declararon haber experimentado síntomas de ansiedad o depresión, en comparación con el 11% entre enero y junio de 2019.

    En otro estudio realizado en febrero de 2021, el 22,8% de los trabajadores sanitarios estadounidenses tenían un probable trastorno de estrés postraumático.

«Si las personas estáis muy deprimidas, podéis experimentar anhedonia o pérdida de interés por participar en las actividades que antes preferíais», dice Magavi. «Las personas con problemas significativos de estado de ánimo y ansiedad y sentimientos de tristeza y desmoralización, que afectan a su funcionalidad, deberíais considerar la posibilidad de concertar una cita con un psiquiatra o terapeuta«.

 Volver a explorar la felicidad

Puede que te lleve tiempo aprender dónde está la felicidad ahora para ti. Cuando dejes atrás el estado de miedo y tristeza constantes y te adentres en el desconocido viaje hacia la alegría, empieza poco a poco.

No es necesario que vayas a una fiesta inmediatamente ni que planees unas vacaciones. En su lugar, centrarte en tus experiencias sensoriales, como acariciar un animal o escuchar tu música favorita. Da un paseo consciente u otra actividad física que estimule las endorfinas.

Si te da miedo, empieza con cosas que siempre van a estar ahí, como una obra de arte favorita o un álbum preferido. Vuelve a espacios familiares que echabas de menos, como un museo o un restaurante favoritos. Permítete estar plenamente presente por todo el placer que obtienes de ello

«El mindfulness no es sólo una práctica de salud, sino que te permite saborear de verdad la vida. Luego, cuando empieces a creer de nuevo en la felicidad, aprovecha más oportunidades.”

– Aimee Daramus, PsyD

Escribir un diario sobre las experiencias que has disfrutado y practicar la gratitud hacia ti mismo, hacia tus seres queridos y hacia las oportunidades que tienes puede ayudarte a conseguirlo.

Mientras exploras tu felicidad, recuerda que cada sentimiento que tienes es válido. Intenta no compararte con los demás o con lo que crees que deberías sentir. Cada persona os recuperaréis del trauma de la pandemia y os reajustaréis a vuestro propio ritmo.

«Puedes aprender a dejar que la grisura de la vida pandémica proporcione un contraste que te permita alegrarte más de las cosas que proporcionan color a tu vida de nuevo» dice Daramus.

Lo que esto significa para ti

No está mal que te sientas triste o que no sientas la felicidad tan rápido como esperabas. No estamos destinados a ser siempre felices.

A menudo, las emociones que se producen más allá de la felicidad son igual de importantes y nos permiten experimentar procesos vitales como procesar la pérdida de vidas durante la pandemia.

Al igual que antes de la pandemia, tendrás momentos felices y tristes a medida que avanzas en las pruebas y alegrías de la vida. Si sientes que no puedes continuar solo, o que las emociones son muy abrumadoras, busca ayuda profesional.

Terapia online – ¿Necesito ayuda?

En Psicología online Avanzada, trabajamos mediante métodos con una validez científica, acompañándolos de una gran cercanía, comprensión de tu problema y con profesionales certificados y llevamos a cabo tratamientos psicoterapéuticos que permiten abarcar todo tipo de síntomas.

Es importante tener en cuenta que podemos sentir síntomas similares a los de una Depresión sin llegar a ser diagnosticados de ella. En cualquier caso, es un motivo suficientemente importante como para pedir ayuda y empezar una terapia.

Incluso, es posible que la terapia en estos casos, se planteara como una medida preventiva que impidiese que tales síntomas fueran a más. Además, nosotros aplicaríamos la tecnología para la realización de las sesiones por vídeo-llamada.

Por eso, si te encuentras triste, apagado, sin la capacidad de disfrutar de las cosas, sin ganas de hacer nada, con ganas de aislarte, incluso con problemas de apetito o sueño, no dejes de pedir ayuda.

Desde Psicología online avanzada, estaremos encantados de ayudarte.

Psicología Online Avanzada

Psicología Online Avanzada

Terapia Psicológica Online Avanzada por Vídeo-Conferencia.
Psicólogos Expertos en Terapia Online.
Aplicamos el enfoque Cognitivo-Conductual con medios actuales.