¿Qué sensaciones produce el duelo?

El duelo es un proceso difícil y estresante y casi todo el mundo pasa por él en algún momento de la vida. A pesar de ello, resulta muy difícil predecir cómo podemos reaccionar ante una pérdida, ya que constituye un proceso muy individual. Después de una pérdida es posible que experimente alguno de los siguientes sentimientos:

«El dolor no se desvanece y no deberíamos tener que ocultarlo, especialmente a los más cercanos».

Emociones que enfrentarás en el proceso

Tristeza o depresión. Esto puede aparecer al darte cuenta de la pérdida y hacer que te aísles mientras reflexionas sobre las cosas que hiciste con tu ser querido o te centras en los recuerdos del pasado.

Conmoción o negación. Es natural que nuestra mente intenta protegernos del dolor, por lo que tras una pérdida algunas personas se sienten insensibles ante lo sucedido. El shock proporciona protección emocional para evitar que te sientas abrumado, especialmente durante las primeras etapas del duelo, y en ocasiones esto dura mucho tiempo.

Adormecimiento y negación. Es posible que te sientas insensible después de una pérdida. Esto es natural y ayuda a procesar lo que ha sucedido a un ritmo que puedas soportar, y no antes de estar preparado. Es natural y resulta una etapa muy útil; el único problema es que si el entumecimiento es lo único que experimentas, y ninguno de los otros sentimientos asociados al duelo, esto puede hacer que te sientas «atascado» o «congelado».

«El duelo es algo inconstante, y te golpea de formas para las que no estás preparado. Siempre he sido una persona bastante segura de sí misma, así que el cambio en mi salud mental que supuso el duelo me pilló por sorpresa.»

Pánico y confusión. Tras la pérdida de una persona cercana, es posible que te preguntes cómo vas a llenar el vacío que queda en tu vida y que experimentes una sensación de cambio de identidad.

Sensación de agobio. El duelo en ocasiones golpea a las personas de forma inmediata y con toda la fuerza, lo que quizás te lleve a llorar mucho o a sentir que no puedes sobrellevarlo. Los sentimientos pueden ser tan abrumadores que no sepas cómo vivir con ellos. Pero con el tiempo los sentimientos de dolor tienden a ser menos intensos y encontraras una manera de vivir con ellos.

Alivio. Puedes sentirte aliviado cuando alguien muere, sobre todo si la enfermedad ha sido larga, si la persona que ha muerto ha estado sufriendo, si eras el principal cuidador de la persona o si tu relación con ella era difícil. El alivio es una respuesta normal y no significa que no hayas querido o cuidado a la persona.

Sentimientos encontrados. Todas las relaciones tienen ciertas dificultades y es posible que pienses que, por el hecho de haber tenido una relación difícil con esa persona, te dolerá menos o lo enfrentarás mejor. En lugar de ello, quizás descubras que sientes una mezcla de emociones como la tristeza, la ira, la culpa y cualquier otra cosa.

Podemos sentir todas, ninguna o algunas de estas emociones. No hay una forma correcta o incorrecta de sentir tras una pérdida. Algunas personas buscan ayuda inmediatamente mostrando lo que sienten y hablando con la gente, otras prefieren afrontar las cosas lentamente, en silencio o por sí mismas.

«He perdido amigos y familiares; cada duelo ha sido diferente, pero todo ha sido un proceso de aprendizaje. Es fundamental que la gente sepa a dónde acudir».

Factores que interfieren

Hay muchos factores diferentes que afectan al duelo, como la relación que tuviste con la persona que murió, la experiencia previa de duelo y el apoyo que recibas a tu alrededor. Algunas otras experiencias que puedes tener durante el duelo son:

  • Problemas de sueño.
  • Cambios en el apetito.
  • Problemas de salud física.
  • Aislamiento de otras personas, o querer estar con otros todo el tiempo.

El «ciclo del duelo”

La investigación ha sugerido que, en algunas personas, el duelo aparece en etapas o como un ciclo. El ciclo de duelo en su conjunto se denomina a veces «duelo» y describe cómo una persona debe afrontar una pérdida.

Es un proceso completamente individual, pero en el que pueden influir aspectos como la cultura, las costumbres, los rituales y las expectativas sociales.

«Me las arreglé para sacar buenas notas… pero por dentro siempre estaba sufriendo, me sentía sola y aislada, desapegada y entumecida la mayor parte del tiempo. No podía expresar del todo lo que sentía a nadie».

Etapas del duelo

Diferentes estudios describen las etapas del ciclo del duelo de formas ligeramente diferentes, pero las etapas más comunes son:

  • Negación: aquí son comunes los sentimientos de shock, incredulidad, pánico o confusión. «¿Cómo pudo pasar esto?», «No puede ser verdad».
  • Ira: culparte a ti mismo, culpar a los demás y la hostilidad son sentimientos y comportamientos comunes – «¿Por qué yo?», «Esto no es justo», «No me merezco esto».
  • Depresión: sentirte cansado, desesperado, impotente, como si hubieras perdido la perspectiva, aislado o con necesidad de estar rodeado de otros – «Todo es una lucha», «¿Qué sentido tiene?».
  • Regateo: el sentimiento de culpa suele acompañar a preguntas como «Si hubiera hecho más», «Si hubiera sido…».
  • Aceptación: la aceptación no significa que la situación te guste o que sea correcta o justa, sino que implica reconocer las implicaciones de la pérdida y las nuevas circunstancias, y estar preparado para avanzar en una nueva dirección.

Estas etapas no siempre aparecen en el mismo orden para todos, y algunas personas experimentan algunas etapas y otras no. Es habitual avanzar y retroceder por las etapas a tu manera y a tu propio ritmo. Algunas personas pueden experimentar el duelo fuera del ciclo por completo.

«Las cosas que me ayudaron a superar el duelo fueron abrirme sobre cómo me sentía, hacer verdaderas amistades, hacer ejercicio, comer sano y ayudar a los demás».

¿Es el duelo un problema de salud mental?

En la mayoría de los casos, el duelo no es un problema de salud mental diagnosticable. Es absolutamente normal que el duelo suponga una tensión en la vida cotidiana y puede llevar mucho tiempo volver a adaptarte a la vida después de una pérdida. Incluso después de un largo período es normal experimentar días como los primeros días difíciles después de un duelo, pero con el tiempo aprenderás gradualmente a manejarlos. Esto se llama a veces duelo simple.

Sin embargo, a veces las personas experimentan sentimientos de dolor tan fuertes mucho tiempo después de que ocurra el duelo y es aquí donde se hace un diagnóstico llamado duelo complicado. Estas experiencias de duelo pueden ser muy similares al «duelo simple», salvo que, en lugar de volverse manejables a largo plazo, pueden empeorar y afectar a la vida cotidiana durante mucho tiempo.

¿Cómo sé si estoy viviendo un duelo complicado?

Los síntomas del duelo son continuos durante mucho tiempo, y cada vez son más difíciles de sobrellevar, en lugar de facilitarse gradualmente. Los sentimientos de duelo intenso y abrumador tienen un impacto en tu vida diaria.

Terapia Online ¿Cómo seguir adelante?

Cuando hablamos del duelo, hablamos de un proceso totalmente natural, por el que habremos de pasar en varios momentos de nuestra vida. Aunque la causa principal de un duelo, sea la pérdida por fallecimiento, también existen otras causas igual de importantes.

Pueden ser pérdidas producidas por una separación. También podría tratarse de pérdidas materiales, como la de un trabajo…

Al  final, cada una de estas pérdidas, de una manera u otra, lleva a la elaboración similar de El Duelo, el cual es un proceso al que todos nos vemos de alguna forma sometidos a lo largo de la vida.

En Psicología online Avanzada, trabajamos cada uno de estos proceso de duelo desde una perspectiva principalmente, Cognitivo-Conductual.

Gracias a la psicoterapia online, ahora más que nunca, estamos totalmente dispuestos a ayudarte.

Te esperamos.

Psicología Online Avanzada

Psicología Online Avanzada

Terapia Psicológica Online Avanzada por Vídeo-Conferencia.
Psicólogos Expertos en Terapia Online.
Aplicamos el enfoque Cognitivo-Conductual con medios actuales.