Datos sobre los trastornos alimentarios

No discriminan

Los trastornos alimentarios afectan a todos los géneros, clases sociales, etnias y orientaciones sexuales. Desde los preadolescentes hasta los ancianos pueden padecer trastornos alimentarios. La lucha contra la comida perturba la salud y el bienestar del individuo, así como el de la familia y la comunidad.

Se manifiestan en un amplio espectro de comportamientos

La anorexia nerviosa y la bulimia nerviosa no son los únicos trastornos alimentarios. La sobrealimentación compulsiva y el trastorno por atracón, junto con las categorías Otros Trastornos Alimentarios Específicos (OSFED) y el Trastorno por Evitación o Restricción de la Ingesta de Alimentos (ARFID) son más comunes que la anorexia o la bulimia.

Son frecuentes

Entre los adolescentes, los trastornos alimentarios son la tercera enfermedad crónica más frecuente. Los trastornos alimentarios son tan frecuentes o más que el cáncer de mama, el VIH y la esquizofrenia. Todos merecen un tratamiento oportuno, pero los recursos para el tratamiento de los trastornos alimentarios están mucho menos disponibles que los de otras enfermedades graves.

Suelen ir acompañados de otras enfermedades

Las personas con trastornos alimentarios también luchan con otros problemas, como el trastorno por consumo de sustancias (TUD), el trastorno por estrés postraumático (TEPT), los antecedentes de abuso sexual, la depresión, el trastorno de ansiedad y otros problemas de salud.

No son una elección

No son una elección, un problema de comportamiento o una falta de fuerza de voluntad. Un trastorno alimentario es una enfermedad con raíces biológicas y genéticas que están influenciadas por la cultura.

Las personas que lo sufren pueden calmar el malestar, el estrés, la incertidumbre, el dolor, la tristeza o los deseos con la comida hasta que la salud y quizás la vida está en peligro. 

Muchas personas que se han recuperado de los trastornos alimentarios dicen que la enfermedad les servía de compañía, pero que la relación era abusiva y destructiva. Los rituales de los trastornos alimentarios ofrecían una sensación ilusoria de estabilidad, fiabilidad y control. 

Pero la enfermedad también tenía características de una relación abusiva, ya que los comportamientos y pensamientos desordenados refuerzan las ideas y creencias erróneas, lo que lleva a la persona a sentirse atrapada en la infelicidad y en un grave peligro.

Es difícil convivir con los trastornos alimentarios

Interactuar con un ser querido que lucha contra los síntomas del trastorno alimentario es difícil. La familia y los amigos pueden estar preocupados por no «hacerlo bien». Recuerda que la familia y los amigos son recursos importantes para la recuperación de un ser querido.

Son mortalmente graves

La anorexia nerviosa tiene la tasa de mortalidad más alta que cualquier otro trastorno psiquiátrico. Para las mujeres de entre 15 y 24 años que sufren anorexia, la tasa de mortalidad es 12 veces mayor que todas las demás causas de muerte.

La anorexia y la bulimia pueden provocar insuficiencia cardíaca, suicidio, osteoporosis de aparición temprana, amenorrea, insuficiencia renal, pancreatitis y otros problemas graves. El trastorno por atracón y la sobrealimentación compulsiva pueden provocar diabetes de tipo II, enfermedades cardíacas, hipertensión arterial y otras enfermedades.

Afectan a niños y hombres

Aproximadamente el 10 por ciento de las personas con trastornos alimentarios son hombres, según el Instituto Nacional de Salud Mental. Algunos varones con un trastorno alimentario quieren perder peso, mientras que otros quieren ganar peso o «aumentar de volumen», lo que aumenta el riesgo de utilizar esteroides u otras drogas peligrosas para aumentar la masa muscular. 

Los varones con trastornos alimentarios presentan muchos de los mismos signos y síntomas emocionales, físicos y conductuales que las mujeres. Sin embargo, dado que este trastorno es considerado estereotipadamente «femenino», los varones tienen menos probabilidades de ser diagnosticados correctamente y de buscar ayuda.

Terapia Online ¿La recuperación es posible? 

Los trastornos alimentarios no tienen porqué ser permanentes. Con el tratamiento adecuado, la recuperación es posible. En Psicología Online Avanzada sabemos que a la mayoría de estos trastornos alimentarios les subyace una obsesión, para ello será necesario hacer ejercicios de parada, cambio y confrontación del pensamiento.

Además, nosotros aplicamos la tecnología para la realización de las sesiones por vídeo-llamada. Mediante la terapia online, buscamos derribar todo tipo de barreras, para que tú, nos dejes ayudarte. De este modo estarás un paso más cerca de cumplir tus objetivos.

Si tú o un ser querido están luchando contra este trastorno alimentario, ponte en contacto con nuestro programa.

Psicología Online Avanzada

Psicología Online Avanzada

Terapia Psicológica Online Avanzada por Vídeo-Conferencia.
Psicólogos Expertos en Terapia Online.
Aplicamos el enfoque Cognitivo-Conductual con medios actuales.