Cómo mantener tus emociones y tu vida bajo control

Control de la ira

Todos nos enfrentamos a ciertos retos que pueden provocarnos, a veces con bastante frecuencia, otras incluso a diario.

La forma de gestionar estos retos y desencadenantes es lo que marca la diferencia entre la lucha y el éxito.

Podrían ser pequeñas molestias que se acaban acumulando. En otros casos, el desencadenante es algo que es demasiado grande para comprender o fragmentar.

Independientemente de cuáles sean estos desencadenantes, son capaces de afectar a nuestras emociones y al estado de ánimo en general. Una respuesta muy común que tienen muchas personas es la ira o la frustración.

La ira es una emoción totalmente natural, y experimentarla a veces es incluso saludable.

Todos nos enojamos, aunque el grado de ira puede variar. Varios factores internos y externos son susceptibles de hacer que este enfado se desborde.

Un enfado frecuente, excesivo e infundado es un factor que influye en la vida y en las relaciones. Hay personas que incluso experimentan este tipo de ira con regularidad. La mejor manera de remediarlo es mediante el control de la ira.

¿Cómo afecta la ira incontrolada a tu vida?

La ira incontrolada tiene el potencial de afectarte gravemente a ti y a las personas que te rodean. Los efectos que se sienten no son sólo emocionales. Este tipo de ira también tiende a introducirse en los demás aspectos de tu vida. De entre los aspectos más impactados están los siguientes:

  • Las relaciones: El exceso de emociones negativas, como la ira, puede afectar gravemente a la forma en que nos relacionamos con otras personas. Las relaciones se vuelven tensas cuando se someten a interacciones con ira incontrolable. Esto lleva a más problemas en el futuro.
  • Perspectiva: La ira constante e incontrolada es un factor determinante en la perspectiva general de la vida.
  • Salud física: La ira excesiva también daña la salud física de las personas. Introduce mucho estrés y otros factores que pueden afectar al bienestar de una persona.
  • Salud emocional: La ira incontrolada es capaz de perjudicar la salud emocional. Esto es cierto tanto para el que experimenta la ira excesiva como para el que la padece. La salud emocional es tan importante como la salud física, por lo que hay que dar prioridad al control de la ira.

Dado que la ira incontrolada afecta a casi todos los aspectos de la vida, es imprescindible ser capaz de gestionarla.

El control de la ira es una de las mejores formas de hacerlo.

¿Qué beneficios aporta el control de la ira?

El proceso de control de la ira implica estar atento a los signos de ira y tratar de calmarla. Aunque es difícil, el manejo exitoso de la ira conlleva muchos beneficios. Entre los beneficios que se pueden obtener de una gestión adecuada de la ira se encuentran los siguientes:

  • Reconocer los desencadenantes: La gestión de la ira permite la introspección. Este proceso te permite identificar los desencadenantes y ser más proactivo para reconocerlos mejor en el futuro.
  • Gestionar los desencadenantes: Una vez que aprendes a reconocer los desencadenantes, también puedes aprender a identificar cómo te afectan. Esto te permite prepararte emocional y mentalmente si estos desencadenantes vuelven a aparecer.
  • Resolver las frustraciones: La gestión de la ira también te permite encontrar la paz con muchos de tus desencadenantes y frustraciones. Este es un paso fundamental para controlar completamente tu ira.
  • Gestionar las emociones: El control de tu ira se traduce en el control de tus otras emociones. Te permite gestionarlas completamente a voluntad.

La gestión de la ira no es fácil.

Pero hay formas de hacer el proceso mucho más factible. Y los beneficios del manejo de esta hacen que el proceso sea una tarea gratificante.

15 consejos para gestionar la ira y mantener las emociones bajo control

La gestión de la ira tiene como objetivo permitirte regular tus emociones y controlar tus respuestas.

Aunque este proceso parece muy sencillo sobre el papel, es mucho más difícil de realizar en la práctica. Hay que tener en cuenta que incluso las mejores personas no pueden controlar sus emociones a veces. Sin embargo, la gestión de la ira es completamente factible.

Entre las buenas formas de gestionar la ira y mantener las emociones bajo control se encuentran las siguientes:

1.    Respira profundamente

A veces, ayuda cerrar los ojos y respirar profundamente cuando ocurre una situación frustrante.

Te permite desconectar aunque sea un poco, gestionar tus emociones y calmarte. Incluso puedes dar un paso más practicando ejercicios de respiración con regularidad.

2.    Encuentra tu frase tranquilizadora

También ayuda si puedes construir una frase tranquilizadora o un mantra que te facilite mantener tus emociones bajo control. Asegúrate de que el mantra que elijas promueva la positividad y el bienestar. Unos ejemplos son los siguientes:

«Yo puedo superar esto».

«Soy capaz de estar tranquilo y ser paciente».

«Mis emociones son controlables».

«No debo dejar que mi ira afecte a otros».

«Estas frustraciones no me controlan».

No elijas un mantra que promueva la negatividad y la ira, ya que estos sólo harán más daño que bien. Cada vez que te sientas frustrado, cierra los ojos y repite el mantra en voz baja.

3.    Pensamientos antes que palabras

A veces se nos escapan las palabras sin pensarlas primero. Es demasiado frecuente cuando estamos enfadados.

En la mayoría de los casos, decimos palabras sin querer. El resultado puede ser muy perjudicial para nuestras relaciones personales y profesionales.

Cuando estés enfadado, piensa siempre tus palabras antes de decirlas en voz alta. De esta manera, nos damos espacio para calmarnos y elegir cuidadosamente las palabras que debemos decir.

4.    Piensa en cosas alegres

El positivismo ayuda ante la frustración.

Cada vez que veas que tu temperamento se pone a prueba, trata de tener pensamientos felices. Vuelve a un recuerdo especialmente feliz y quédate con él. Descubrirás que tu ira desaparece mucho más rápido de lo que esperas.

5.    Medita

La meditación tiene muchos beneficios físicos y emocionales. Anímate a probar y descubre cada uno de los puntos a favor.

Practicar la meditación de forma regular puede ayudarte a controlar tus emociones. Busca técnicas de meditación en línea y manos a la obra.

6.    Tómate un descanso

Si te encuentras enfadado o frustrado todo el tiempo mientras trabajas, tómate descansos regulares.

Tomar un descanso te ayuda a calmarte y a gestionar todas las emociones negativas que experimentas. También es útil que te alejes de lo que te desencadena, aunque sea por poco tiempo.

7.    Controla tu estrés

El estrés, ya sea por las relaciones, el trabajo u otros motivos, puede afectar significativamente a tus emociones.

Muchas personas reaccionan con ira o frustración cuando están estresadas. Si eres de los que tienden a hacerlo, intenta controlar tu estrés.

8.    La música a veces ayuda

La música puede ser muy relajante y servir para calmarte.

Escucha tus canciones favoritas cuando te sientas frustrado o enfadado. Pueden ayudarte a calmarte y, en el mejor de los casos, a distraerte de lo que te está estresando.

9.    Habla con un ser querido

Mantener tus emociones reprimidas es muy difícil. Esto es especialmente cierto en el caso de la ira.

Si sientes que tus emociones son demasiado fuertes, habla con un ser querido en el que confíes. Quitarte el peso de encima puede hacer maravillas.

10.  Imagina el perdón

Si diriges tu ira hacia una persona, intenta imaginarte a ti mismo perdonando a esa persona.

Traza la conversación en tu cabeza y prepara tus respuestas.

Por supuesto, haz que el escenario imaginado sea lo más tranquilo y libre de estrés posible.

11.  Conversaciones tranquilas

No se puede exagerar la importancia de la calma cuando el enfado es un problema importante.

Cuando hables con otras personas mientras estás enfadado, asegúrate de mantener la voz lo más uniforme posible.

Tu mente también debe estar despejada y libre de cosas que dificulten una conversación tranquila.

12.  Escribe lo que quieras

Si te resulta difícil expresarte verbalmente, quizás escribir tus pensamientos pueda ayudarte.

Hacerlo te permite trazar tus pensamientos y darte espacio para pensar.

Si la confrontación es absolutamente necesaria, escribe una carta. Asegúrate de que esa carta sea lo más civilizada posible.

13.  Empatía

Sintonizar con las emociones de otras personas puede ayudarte a controlar tu ira.

Trata de imaginar cómo reaccionarán los demás si les atacas. Imaginarte en su lugar, te dará una idea clara de cómo afecta tu ira a otros.

14.  Expresa tus emociones

Expresa sanamente tus emociones. Ayuda a tener una salida para desahogar tus frustraciones y sentimientos.

Intenta distraerte cuando sientas que te vienen emociones negativas. Busca formas que te permitan expresar lo negativo de forma saludable.

Los pasatiempos, el arte, las artesanías, la música y los deportes son excelentes opciones y también pueden tener otros beneficios.

15.  Acude a un terapeuta

Todos tenemos diferentes umbrales y capacidades a la hora de controlar nuestras emociones.

Si te resulta especialmente difícil controlar tu ira, un terapeuta puede ayudarte.

Un terapeuta experimentado te guiará en el proceso de control de la ira. Incluso aprenderás un par de trucos para hacer frente a futuras frustraciones.

Terapia Online – Puedes lograrlo

Con la psicoterapia online, gracias a los avances de las tecnologías, nos podemos permitir llevar a cabo un mejor tratamiento del estrés, gracias a que nos permite evitar cargas añadidas, como puedan ser los desplazamientos al despacho, imprescindibles en el caso de la terapia presencial. Esto como un ejemplo más.

Porque gracias a la Psicoterapia online, nos podemos permitir estar más accesibles al paciente incluso en esas situaciones puntuales que le generan estrés.  

Además, nosotros aplicamos la tecnología para la realización de las sesiones por videollamada y en ello, las técnicas de relajación, que suelen ser unas de las medidas más prácticas en el tratamiento del estrés, ya que permiten transformar  el distrés en eustrés, se pueden impartir fácilmente a través de una pantalla.

Si sufres problemas de estrés, quizás haya llegado el momento de ponerle solución, gracias a las facilidades que desde Psicología Online Avanzada te ofrecemos.

Te esperamos.

Psicología Online Avanzada

Psicología Online Avanzada

Terapia Psicológica Online Avanzada por Vídeo-Conferencia.
Psicólogos Expertos en Terapia Online.
Aplicamos el enfoque Cognitivo-Conductual con medios actuales.