Cómo las redes sociales podrían estar arruinando tu vida – ¡Y cómo solucionarlo!

¿Te parece que tu vida es aburrida, miserable o insatisfactoria?

¡Tenemos la solución!

Pero espera, dirás, ¿cómo es posible que tengas la solución aquí mismo, en este artículo sobre salud mental? ¿Cómo puede ser tan fácil?

De acuerdo, es cierto que no estamos promocionando esto como la clave de la felicidad eterna. No es una «solución rápida» para mejorar tu vida al 100%. Pero si es practicada consistente y genuinamente a lo largo del tiempo, esta simple estrategia puede ser un gran aliado.

¿En qué consiste?

¡Deja de comparar tu vida con las fotografías que ves en las redes sociales!

Es imposible que la vida de cualquier persona sea tan buena como los momentos más destacados que muchos de vosotros decidís compartir en Instagram, Facebook y similares.

Entonces, ¿por qué nos quedamos atrapados en la trampa de la comparación? ¿Y cómo podemos desatascarnos?. Ese es el tema de hoy en el blog

Antes de la llegada de las redes sociales

¿Qué nos daba envidia antes de que aparecieran las redes sociales? ¿Por qué es diferente hoy en día?

Antes de la llegada de las redes sociales, teníamos esencialmente una fuente principal de envidia en la vida: los ricos y famosos. Durante siglos, fueron el principal objetivo de nuestra hipercuriosidad y nuestros celos. Incluso en la era moderna y hasta la última década, pasábamos mucho más tiempo mirando a los famosos en las revistas de cotilleo y en los programas de televisión.

Por supuesto, reservábamos un poco de envidia para los que nos rodeaban, el vecino que tenía una casa más bonita o el colega que conducía un coche más caro. Pero normalmente no conseguíamos mucho más que un vistazo a sus vidas, y aunque nos parecía bien, seguíamos pensando de alguna manera que eran más o menos «como nosotros».

El estatus de celebridad sigue existiendo hoy en día, por supuesto. Y sus vidas son igual de extravagantes, si no más. Pero aunque tenemos su riqueza y su fama en un nivel de estima cacareado, también vemos sus vidas como algo «diferente». En nuestra percepción, no son simples mortales, sino personas que se han sacado la lotería en la vida y han trascendido el abismo que separa a la gente corriente de las superestrellas.

Con las redes sociales, también nos quedamos embobados con la vida de los famosos. Los deportistas y los artistas tienen millones de seguidores en Twitter, Instagram y Facebook. Incluso podemos interactuar con ellos, hasta cierto punto, si «me gusta» o comentar una publicación representa una interacción (puede ser, si por casualidad responden).

¿Qué tienen de diferente las redes sociales?

Han creado la percepción de que una persona «normal» puede tener una gran vida.

Pues sí, por supuesto. Esa afirmación es tan cierta como tú quieras. Tú diseñas tu vida. Puedes vivir la vida que quieras.

Pero las redes sociales también están teniendo un efecto inverso. Han cogido a la gente a «nuestro nivel» y han colocado sus vidas en una posición elevada, ante la que reaccionamos sintiéndonos inferiores a nuestras propias vidas.

¿El vecino con la casa más grande? ¿El colega con el coche más caro? Podemos ser «amigos» de ellos en Facebook, ver sus publicaciones en Instagram, y echar un vistazo más amplio a cómo deben ser sus vidas.

¿Y esas vidas, los estilos de vida de estas personas supuestamente «normales» que son «como nosotros»? ¡Sus vidas parecen fantásticas! Aparentemente, todo lo que hacen es viajar, ir a la playa con ese cuerpo perfecto en traje de baño, comer comida increíble, y tener hijos que no hacen más que ganar premios y convertirse en reinas del baile, médicos y abogados.

Genial. Otro grupo de personas cuya existencia es mucho mejor que la nuestra. Espera, no, esto es aún peor. ¿Por qué? ¡Porque se supone que esa gente es igual que nosotros! ¡Y no lo son! ¡Son mejores!

Esta es una receta para la depresión, la ansiedad y el estrés si alguna vez hubo una.

No son mejores; ¡sólo están publicando sus mejores momentos!

Pero aquí está el secreto. ¿Esas personas que conocemos con estilos de vida increíbles en Facebook e Instagram? Probablemente sus vidas no son mejores que las nuestras. Sólo nos están mostrando una faceta de su existencia, y es una grandiosa.

Todo lo que vemos es exactamente lo que han elegido para que lo veamos. Ha sido seleccionado a mano para compartir sólo lo más destacado de sus vidas.

Imagínate a un jugador de béisbol profesional haciendo un «vídeo» de lo más destacado, mostrando golpe tras golpe, jonrón tras jonrón, con fans gritando y premios y trofeos en abundancia. Si sólo vieras eso, pensarías que se trata del mejor jugador de la historia.

Detrás de bastidores

Pero el profesional medio sigue bateando menos de 0,300, lo que significa que sólo consigue un hit menos del 30% de las veces. A ese carrete de lo más destacado le faltan todos los strikeouts, todas las veces que un bateador batea y falla. Nada del trabajo duro aparece en el carrete, ni las innumerables horas en el gimnasio ni los años de viajar en autobús de una ciudad a otra mientras se trabaja en las ligas menores. Todo lo que vemos es la fanfarronería y el estilo de vida de primera clase.

Lo mismo ocurre con nuestros amigos y conocidos en las redes sociales. Probablemente, el porcentaje de «éxito» sea aún menor.

¿Los que sólo publicáis vuestros viajes a Tahití o comidas en restaurantes con estrellas Michelin? Estáis omitiendo la mayor parte de vuestras vidas. No publicáis los viajes al médico, la cena que consistió en una ensalada marchita y un sándwich rancio, los atascos interminables de ida y vuelta al trabajo o la declaración de la renta.

Aunque las redes sociales dan la impresión de que compartimos los detalles de nuestras vidas con otras personas, la realidad es que sólo vemos una instantánea de esas vidas, una versión cuidadosamente seleccionada de lo que las personas quieren que veamos. ¿Se esfuerzan por darnos envidia? No necesariamente. Pero ese es el efecto que pueden tener las redes sociales.

Por supuesto, no todo el mundo en las redes sociales se comporta así. Hay quienes son «sin filtro», que lo comparten todo, lo bueno y lo malo. Su objetivo parece ser crear una apariencia «genuina». Sea bueno o malo, al menos nos dan una base de comparación más real.

No compares tu vida en general con la de otra persona

Mejor aún, ¡no compares en absoluto!

Comparar nuestra vida con la de otras personas no es en absoluto una fórmula para la felicidad. De hecho, se conoce como la «trampa de la comparación», algo que es mejor evitar. ¿Por qué? Este tipo de comparación tiene un efecto nocivo sobre:

  •    La confianza que tenemos en nosotros mismos
  •    Nuestra autoestima
  •    El sentido de la perspectiva.

Las redes sociales multiplican el efecto.

«Crean un tsunami de exceso de información a velocidad de vértigo, lo que puede intensificar los efectos», dice la psicóloga de la Universidad de Princeton Susan Fiske, que inventó el término «envidia arriba, desprecio abajo», que aborda los sentimientos provocados cuando nos comparamos con los demás.

 ¿Cómo podemos mejorar?

De acuerdo, se supone que no debemos compararnos con los demás; entonces, ¿cómo podemos mejorar?

Aunque es importante observar la vida que nos rodea y aprender de los demás (e inspirarnos en ellos), quizá sea mejor que nos centremos en nuestro propio viaje de mejora continua.

La auto-aceptación

Si nos aceptamos a nosotros mismos. Todos los aspectos de nuestra vida, lo bueno, lo malo y lo feo. Esto puede contribuir a que la vida sea menos difícil. Es un método eficaz para quitarnos la presión de encima.

Cuanto antes dejemos de comparar nuestra existencia con los puntos de referencia supuestamente establecidos por los demás, más rápido estaremos en el camino hacia un estado de satisfacción.

Si lo pensamos bien, así es como construimos una vida auténtica. Esto no quiere decir que no vayamos a experimentar los ciclos descendentes que la vida puede ofrecer. Todo lo contrario; la vida es un reto para todos, y para muchos significa hacer frente a problemas de salud mental y emocional.

Céntrate en tu propia vida

Para aquellos que os enfrentáis a la depresión o la ansiedad, por ejemplo, comparar vuestra vida con el estilo de vida de otra persona que veis en Instagram no es justo para vosotros. ¿No sería mucho mejor no preocuparse por lo que otra persona pueda o no estar haciendo y, en cambio, centrarse en cómo mejorar tu propia vida?

Ese es un buen punto de partida. En lugar de preguntarte cómo puedes ser como el otro, hazte estas preguntas:

¿Qué puedo hacer hoy que mi yo futuro me agradecerá?

¿Qué plan puedes hacer, qué acciones puedes emprender, que harán que tu vida sea mejor?

¿Cómo te gustaría que fuera tu vida? ¿Qué cambios puedes emprender ahora que te reportarán beneficios en el futuro, dentro de seis meses, un año, dos años, etc.?

Quizás quieras centrarte en tu carrera profesional. Tal vez tu objetivo sea viajar a un lugar especial con el que has estado soñando. A lo mejor es ahorrar para enviar a tu hija o hijo a la universidad.

Sean cuales sean tus objetivos y planes, asegúrate de que son tuyos, de que tienen un significado profundo para ti, único, y de que no están emulando a otra persona. Aunque sea un tópico, el trabajo duro, la concentración y la perseverancia harán mucho más bien que los celos.

Terapia Online – Camino a la recuperación

En Psicología online Avanzada, trabajamos mediante métodos con una validez científica, acompañándolos de una gran cercanía, comprensión de tu problema y con profesionales certificados.

Mediante la terapia online, buscamos derribar todo tipo de barreras, aplicando la tecnología para la realización de las sesiones por vídeo-llamada

Para tratarte los problemas de ansiedad, recurriremos principalmente a dos tipos de técnicas que nos permitirán abordar todo tipo de síntomas:

  • Técnicas de control del pensamiento: para trabajar la correcta interpretación de amenazas que no existen realmente. También para el control de los pensamientos que pueden incluso, potenciar los síntomas de ansiedad.
  • Técnicas de relajación: para el control de los síntomas de tú ansiedad.

Nuestra capacidad de adaptación a los pacientes como tú, es lo que nos está permitiendo ser los números uno en tratamientos de este tipo. Permite que te ayudemos para que así logres dar un paso más en el cumplimiento de tus objetivos.

Psicología Online Avanzada

Psicología Online Avanzada

Terapia Psicológica Online Avanzada por Vídeo-Conferencia.
Psicólogos Expertos en Terapia Online.
Aplicamos el enfoque Cognitivo-Conductual con medios actuales.