Qué esperar en tu primera sesión de terapia.

Ya sea porque tu primera sesión vaya a ser próximamente o que todavía te estés preguntando si debes dar el paso, echar un vistazo a lo que realmente sucede en una primera sesión de terapia puede ayudarte a dejar de lado cualquier temor y asegurarte de que estás en el mejor lugar posible para tomar una decisión.

Muchas personas se sienten nerviosas al iniciar la terapia. Y es totalmente normal sentirte un poco alterado en el camino hacia la primera sesión de terapia. La idea de abrirte a un extraño puede dar miedo, especialmente si es algo que no has hecho antes. Empezar algo nuevo puede ser aterrador.

Pero no hay nada de lo que preocuparse.

La terapia no es “un cuarto grado”. Nunca te obligarán a hablar de algo de lo que no quieras hablar. De hecho, el trabajo de tu terapeuta es asegurarse de que te sientas lo más cómodo posible en todo momento.

Una de las mayores ideas erróneas sobre la terapia es que debemos esperar hasta un estado de desesperación para recurrir a ella. No debe ser así. En general, ir a terapia puede ser por todo tipo de razones… puede ser por algo tan sencillo como querer alcanzar un objetivo en concreto. La verdad es que nunca es demasiado pronto para ir a  terapia.

Cuando alguien va al gimnasio regularmente, entendemos que está en buena forma. De esta manera, la terapia debe ser vista tanto como una medida preventiva como curativa.

Consulta inicial de la terapia: esto es lo que se puede esperar

La primera consulta es principalmente una muestra de lo que está por venir, y una oportunidad para que tú y tu terapeuta os conozcáis mejor.

En esta primera sesión, tu terapeuta querrá tener una idea de las principales cosas que buscas para conseguir en la terapia.

 ¿Hay algún problema evidentemente inmediato en el que demandes la ayuda?

 Tal vez busques ayuda para resolver un problema en tu relación, o te gustaría sentirte menos estresado en el trabajo, dormir mejor por la noche, o tal vez sientas que algo está “pasando” pero no puedas identificar muy bien qué. Todas estas son cosas que vale la pena que menciones en tu primera sesión.

Al proporcionarle a tu terapeuta un poco de información, podrás elaborar un plan para que trabajéis juntos en los próximos meses.

Hemos recopilado algunos puntos importantes que tener en cuenta durante tu consulta inicial:

1. Escucha cómo te hacen sentir.

Tu terapeuta nunca será tu mejor amigo. De hecho, esta distinción es lo que hace que la relación terapéutica sea tan única y beneficiosa. Dicho esto, tu terapeuta es alguien con quien vas a compartir tiempo cada semana. Por esta razón, es importante que te sientas cómodo con él. Abrirte puede llevar un tiempo, pero tendemos a conectar mejor con algunas personas que con otras. Lo mismo se aplica en la elección de un terapeuta. No todos los terapeutas serán los adecuados para ti. Lo mejor que puedes hacer es conectar contigo mismo y preguntarte: “¿cómo me hace sentir esta persona?”. Aquí de lo que estamos hablando es del establecimiento de la relación terapéutica.

2. Nunca tengas miedo o te avergüences de tus emociones.

A menudo, cuando llegamos a terapia, hemos pasado toda la vida reprimiendo nuestras emociones.

Esta puede ser la primera vez que hablas abiertamente sobre situaciones y emociones con las que has estado luchando durante mucho tiempo. Debido a esto, cuando empezamos la terapia podemos experimentar fuertes respuestas emocionales, lo cual es completamente normal.

 El llanto es parte de la experiencia humana, y algo de lo que nunca debes avergonzarte.

Puede parecerte un poco extraño al principio, pero la mayoría de la gente tiene una gran sensación de alivio cuando empiezan a soltar las emociones y preocupaciones reprimidas.

3. Recuerde que la terapia es siempre confidencial.

Considera la terapia como tu espacio seguro.

Un lugar donde puedas compartir todos esos pensamientos raros y maravillosos que te da vergüenza compartir con alguien más.

Cuanto más honesto y abierto seas con tu terapeuta, más rápido empezarás a ver resultados.

Algunas personas tardan mucho más que otras en abrirse, y con el tiempo descubrirás que, naturalmente, es más fácil hablar de las cosas difíciles.

 Recuerda siempre que todo lo que compartas con tu terapeuta es completamente confidencial. Y lo más probable es que este, haya visto y oído de todo, así que no te preocupes y asegúrate  de que no te guardas nada.

4. Recuerde que tu terapeuta también es humano.

Tu  terapeuta habrá pasado por cientos de horas de terapia como parte de su entrenamiento. Esto significa que sabe exactamente lo que se siente al estar al otro lado.

Su papel es conocerte como un igual, y guiarte y apoyarte en tu viaje.

Cómo prepararte para tu primera sesión de terapia.

En tu terapia tu eres el dueño. Esto significa que tú eres quien va a marcar el ritmo, así que no tengas miedo de usar esta primera sesión como una oportunidad para expresar lo que estás buscando. Si no estás seguro, intenta escribir un poco en tu diario y observa lo que surge en ti.

¿Con qué áreas de tu vida estás descontento en este momento? ¿Cómo podrían mejorar las cosas?

Empezar la terapia con una idea de lo que te gustaría obtener del proceso, puede ayudar a decidir la dirección y asegurarte de que la atención se centre en las cosas que son más importantes para ti.

Dicho esto, también es normal si no estás seguro. No te sientas presionado a nombrar lo que te molesta si no estás seguro. Algunos de nosotros buscamos terapia precisamente porque buscamos esa claridad – y eso también está bien.

Preguntas para hacer en tu primera sesión de terapia: darle la vuelta a la mesa.

Si tienes tiempo libre y eres el tipo de persona a la que le gusta venir preparado (¡otra vez, no es esencial!), tal vez quieras hacerle algunas preguntas a tu terapeuta en tu consulta inicial. Venir preparado con algunas preguntas puede ayudarte a conocer mejor al terapeuta y a comprender las diferentes maneras en que puede ayudarte.

Hemos reunido algunas preguntas que pueden ser útiles durante tu primera sesión:

  1. ¿Has ayudado alguna vez a alguien más con mi problema en particular?
  2. ¿Qué tipo de enfoque tomarías para ayudarme con esto?
  3. ¿Cuántas sesiones crees que se necesitarán para que empiece a ver resultados?

Todos somos únicos, lo que significa que todos tenemos nuestro propio conjunto de problemas. El proceso de terapia será ligeramente diferente para cada uno de nosotros.

Algo que te dejará tu primera sesión, es una idea de lo que vendrá después. Así que todo lo que queda por hacer ahora, es parar y felicitarte por haber dado el primer paso, el más importante de todos, y simplemente dejar que el resto se desarrolle.

Psicología Online Avanzada

Psicología Online Avanzada

Terapia Psicológica Online Avanzada por Vídeo-Conferencia.
Psicólogos Expertos en Terapia Online.
Aplicamos el enfoque Cognitivo-Conductual con medios actuales.