Tratamiento para combatir el insomnio

El tratamiento del insomnio suele consistir en una medicación inductora del sueño, una terapia cognitivo-conductual para el insomnio (TCC) o una combinación de ambas medidas. Los cambios positivos en el estilo de vida también pueden aliviar los síntomas en algunas personas. Las recomendaciones de tratamiento específicas dependen de si los pacientes tienen insomnio de corta duración o crónico, así como del historial médico de cada uno.

Diagnóstico del insomnio

Antes de comenzar el tratamiento del insomnio, debes reunirte con tu médico u otro médico acreditado para hablar de los síntomas y recibir un diagnóstico. Los criterios de diagnóstico del insomnio incluyen la dificultad para iniciar o mantener el sueño, despertarte antes de lo deseado y la resistencia a ir a la cama a una hora razonable. Estos síntomas deben producirse durante al menos 3 meses a pesar de las oportunidades adecuadas para dormir por la noche. Además, debes experimentar uno o más de los siguientes síntomas diurnos para recibir un diagnóstico de insomnio:

  • Fatiga o malestar.
  • Dificultades de memoria, concentración o atención.
  • Impacto negativo en el rendimiento social, familiar, laboral o académico.
  • Irritabilidad o alteración del estado de ánimo.
  • Somnolencia diurna excesiva.
  • Hiperactividad, impulsividad, agresividad u otros problemas de comportamiento.
  • Mayor riesgo de errores y accidentes.
  • Falta de motivación o energía.

Un diagnóstico de insomnio incluye un examen médico estándar y un cuestionario. Estos procedimientos permiten al médico determinar si el insomnio es una afección aislada o si los síntomas de insomnio se deben a una enfermedad o trastorno médico subyacente. También es importante documentar los patrones de sueño nocturno, los episodios de vigilia durante al menos 3 semanas, para que este pueda ser de más ayuda.

Estudio del sueño

En función de los resultados de este examen y cuestionario iniciales, tu médico te recomendará un estudio del sueño nocturno realizado en casa o en un centro especializado en el sueño. Estas pruebas también son realizadas durante el día para medir tu frecuencia de sueño, es decir, el tiempo que tardas en quedarte dormido, y cómo te sientes y rindes durante el día.

Además, podrás prescribirte la actigrafía, es decir, una prueba de monitorización que requiere que lleves un sensor corporal mientras duermes durante un máximo de dos semanas. También se pueden prescribir análisis de sangre para descartar afecciones médicas subyacentes que causan síntomas de insomnio.

Insomnio crónico

El insomnio crónico implica que los síntomas estén presentes al menos tres veces por semana durante al menos tres meses. Hasta que se cumplan estos puntos de referencia, la afección está considerada como insomnio agudo, o de corta duración.

Tratamiento del insomnio crónico

Incluye dos objetivos principales: mejorar la calidad y la duración del sueño y reducir los trastornos diurnos asociados. Un régimen de tratamiento del insomnio crónico generalmente abarca al menos una intervención conductual, que a menudo adopta la forma de terapia cognitivo-conductual para el insomnio (TCC); si la terapia y otras intervenciones conductuales no son eficaces, el médico tiene la posibilidad de recomendarte alguna forma de medicación para el sueño.

Terapia cognitivo-conductual para el insomnio

La TCC es considerada un tratamiento de primera línea para el insomnio porque no conlleva riesgos para la salud asociados a la medicación para dormir. En la mayoría de los casos, proporcionando a un psicólogo licenciado que ha recibido formación para este tipo de tratamiento.

Está enfocada en identificar las ansiedades que las personas con insomnio suelen tener sobre el sueño, y luego reemplazar estas ansiedades con creencias y actitudes más saludables. Además, este tipo de terapia tiene uno o más de los siguientes componentes:

Educación e higiene del sueño

Educar a los pacientes sobre patrones de sueño saludables y hábitos de vida les ayuda a entender por qué experimentan síntomas de insomnio. En concreto, la higiene del sueño pretende aumentar los comportamientos que mejoran la calidad y la cantidad del sueño y eliminar los comportamientos que causan problemas de sueño.

Por ejemplo, un terapeuta te sugiere que te duermas y te levantes a la misma hora todos los días y que evites consumir alcohol y cafeína horas antes de acostarte.

Control de los estímulos

Muchas personas con insomnio experimentan ansiedad ante la mera perspectiva de dormir, lo que puede agudizar y prolongar los síntomas. El control de los estímulos implica una serie de medidas que se toman para reducir estas ansiedades y desarrollar una relación positiva con la zona de sueño.

Entre ellas, acostarte sólo cuando te sientas cansado, utilizar la cama sólo para dormir y tener relaciones sexuales, y poner la alarma a la misma hora cada mañana.

Los profesionales de la TCC suelen animar a los durmientes a que se levanten si no consiguen dormir tras 10 minutos tumbados en la cama, y a que sólo vuelvan a ella cuando estén cansados. Así como también no tomar siestas a lo largo del día.

Restricción y compresión del sueño

Estos dos métodos pretenden mejorar la calidad y la cantidad del sueño reduciendo la cantidad de tiempo que la persona permanece en la cama. Un profesional de la TCC podría utilizar los registros de tu  diario de sueño para determinar cuánto tiempo duermes cada noche en comparación con el tiempo que pasas en la cama despierto.

En la restricción del sueño es reducido drásticamente el tiempo que pasas en la cama, mientras que la compresión del sueño es un proceso más gradual, pero ambas técnicas pretenden alcanzar el mismo objetivo: pasar menos tiempo despierto en la cama cada noche.

Relajación

Los expertos en sueño han identificado un conjunto de técnicas de relajación que pueden beneficiar a las personas con insomnio. Entre ellas están los ejercicios de respiración, la relajación muscular y la meditación. La biorretroalimentación la cual ayuda a controlar diferentes funciones corporales en función de la presión arterial, la respiración y el ritmo cardíaco, y otros parámetros. Es eficaz para reducir los síntomas del insomnio y mejorar el sueño.

Terapia online

En Psicología online Avanzada, trabajamos mediante métodos con una validez científica, acompañándolos de una gran cercanía, comprensión de tu problema y con profesionales certificados. Si quieres saber más sobre el insomnio y tus problemas de sueño, no dejes de contar con la ayuda que podemos ofrecerte. Además, nosotros aplicamos la tecnología para la realización de las sesiones por vídeo-llamada. Mediante la terapia online, buscamos derribar todo tipo de barreras, para que tú, nos dejes ayudarte. De este modo estarás un paso más cerca de cumplir tus objetivos.

Psicología Online Avanzada

Psicología Online Avanzada

Terapia Psicológica Online Avanzada por Vídeo-Conferencia.
Psicólogos Expertos en Terapia Online.
Aplicamos el enfoque Cognitivo-Conductual con medios actuales.