¿Se puede tener anorexia y bulimia al mismo tiempo?

¿Es posible tener dos trastornos alimentarios a la vez? ¿Y si te restringes y te das atracones y purgas? ¿Es eso anorexia o bulimia? ¿Ambos? ¿Ninguna de las dos?

Es una pregunta común, que tiene sentido plantear. Muchas personas experimentan comportamientos desordenados dentro o en el curso de la enfermedad, a veces restringiendo, con atracones y purgas. Una conducta lleva a otra en lo que es llamado el «ciclo» del trastorno de la alimentación. Atrapadas en este ciclo, las personas experimentan síntomas que se superponen a múltiples diagnósticos de trastornos alimentarios. Puedes llegar a preguntarte: 

¿Cuál es exactamente el diagnóstico adecuado?

A menudo equiparamos la anorexia con la restricción y la bulimia con los atracones y las purgas, pero el Manual diagnóstico y estadístico de los trastornos mentales (DSM-5) aporta especificaciones adicionales. Los profesionales utilizan los siguientes criterios para diagnosticar los distintos tipos de trastornos de la almentación. Para ser diagnosticada de anorexia o bulimia, una persona debe cumplir plenamente los criterios respectivos que se indican a continuación.

Criterios 

Anorexia nerviosa

  • Restringir la ingesta de comida, como consecuencia tendremos un bajo peso corporal en contexto con el mínimo saludable.
  • Aun si el peso es lo suficientemente bajo, se tiene un gran miedo a engordar y ganar peso.
  • Distorsión de la autoevaluación con respecto al peso, teniendo siempre una falta de gravedad del bajo peso corporal, perturbación de la manera en que experimentas el peso de tu cuerpo.

Hay dos subtipos de anorexia:

  • Tipo restrictivo: Durante los últimos tres meses, el individuo no ha tenido episodios recurrentes de atracones o purgas.
  • Tipo de atracones o purgas: Durante los últimos tres meses, el individuo ha tenido episodios recurrentes de atracones o purgas.

Bulimia nerviosa

  • Una sensación de falta de control sobre la alimentación durante los episodios (por ejemplo, la sensación de que no puedes dejar de comer o de controlar qué o cuánto comes).
  • Conductas compensatorias inapropiadas y recurrentes para evitar el aumento de peso, como los vómitos autoinducidos, el uso indebido de laxantes, diuréticos u otros medicamentos, el ayuno o el ejercicio excesivo.
  • Tanto los atracones como las conductas compensatorias ocurren, al menos una vez a la semana durante tres meses.
  • La autoevaluación es indebidamente influenciada por la forma y el peso del cuerpo.

Siempre que cumplan los demás criterios, las personas que presenten atracones y purgas y tengan un peso corporal bajo serán probablemente diagnosticadas de anorexia nerviosa, subtipo de atracones o purgas. Mientras que las personas que tienen atracones y purgas y no pesen menos de lo esperado recibirán probablemente el diagnóstico de bulimia nerviosa.

Muchos trastornos alimentarios no encajan en la estrecha definición de anorexia o bulimia. Estas situaciones pueden merecer otro diagnóstico, el de OSFED.

OSFED

Para aquellos que no cumplen los criterios estrictos de la anorexia o la bulimia, pero que practican restricciones, atracones y purgas, el DSM-5 ofrece otra categoría: Otro Trastorno de la Alimentación (OSFED, del inglés Other Specified Feeding and Eating Disorders), antes conocidos como Trastornos Alimentarios No Especificados (EDNOS, del inglés Eating Disorder Not Otherwise Specified). Es de suma importancia tratarlo con la misma seriedad que la anorexia y la bulimia.

Dentro del OSFED hay algunas presentaciones que guardan gran similitud con la anorexia y la bulimia:

  1. Anorexia nerviosa atípica: Están presentes todos los criterios de la anorexia nerviosa, excepto que, a pesar de una pérdida de peso significativa, el peso del individuo estará dentro o por encima del rango normal.
  2. Bulimia nerviosa (de baja frecuencia y duración limitada): Todos los criterios de la bulimia nerviosa son cumplidos, excepto que los atracones y las conductas compensatorias inapropiadas ocurren con una frecuencia menor y durante menos de tres meses.
  3. Trastorno de purga: Comportamiento recurrente de purga para influir en el peso o la forma en ausencia de atracones.

Cruce de diagnósticos

A una persona normalmente se le diagnosticara con un trastorno de la alimentación a la vez, pero el diagnóstico podría cambiar con el tiempo; la combinación de síntomas fluctúa y con ella el diagnóstico apropiado. El movimiento entre diagnósticos o subtipos de diagnósticos es denominado cruce de diagnósticos y es especialmente común en quienes padecen anorexia nerviosa.

Las investigaciones han demostrado que aproximadamente un tercio de las personas con anorexia pasan a la bulimia y el 14% por ciento de las personas con bulimia pasan a la anorexia.  Entre los subtipos de anorexia, hasta el 62% de los pacientes con anorexia de tipo restrictivo desarrollan más tarde el tipo de atracón.

¿Qué es un diagnóstico?

Los diagnósticos son principalmente herramientas clínicas destinadas a equipar a los médicos e investigadores con un lenguaje para discutir, estudiar y tratar claramente los trastornos alimentarios. Como cualquier sistema de clasificación, el DSM es útil para organizar la información pero es limitado en la capacidad de capturar perfectamente las experiencias individuales.

Tu experiencia es más que un conjunto de síntomas del DSM. Tú eres más que un diagnóstico.

Este recordatorio es especialmente importante para las personas con trastornos de la alimentación, enfermedades que tienen un fuerte impacto en la identidad propia. Las personas con trastornos alimentarios suelen vincular la identidad a la enfermedad e interpretan el diagnóstico no sólo como una descripción de los síntomas, sino de ellos mismos. Para muchos que la padecen, la anorexia ocupa la cima de la jerarquía diagnóstica. Es vista como más «seria», más «legítima» o más «importante» que los otros diagnósticos.

En realidad, todos los trastornos alimentarios requieren una identificación, intervención y tratamiento adecuados. Independientemente de la presentación única o de la combinación de síntomas, un trastorno alimentario es grave y merece la atención y los cuidados adecuados.

Terapia Online ¿La recuperación es posible? 

Los trastornos de la alimentación no tienen porqué ser permanentes. Con el tratamiento adecuado, la recuperación es posible. En Psicología Online Avanzada sabemos que a la mayoría de estos trastornos alimentarios les subyace una obsesión, para ello será necesario hacer ejercicios de parada, cambio y confrontación del pensamiento.

Además, nosotros aplicamos la tecnología para la realización de las sesiones por vídeo-llamada. Mediante la terapia online, buscamos derribar todo tipo de barreras, para que tú, nos dejes ayudarte. De este modo estarás un paso más cerca de cumplir tus objetivos.

Si tú o un ser querido están luchando contra este trastorno alimentario, ponte en contacto con nuestro programa.

Psicología Online Avanzada

Psicología Online Avanzada

Terapia Psicológica Online Avanzada por Vídeo-Conferencia.
Psicólogos Expertos en Terapia Online.
Aplicamos el enfoque Cognitivo-Conductual con medios actuales.