¿Qué hacer cuando ya nada me hace feliz?

Tal vez has dejado de hacer cosas que te gustaban, no puedes levantarte de la cama por la mañana o te sientes desesperado o perdido respecto a tu futuro. Tanto si estos sentimientos son pasajeros como si son un signo de un problema subyacente más profundo, es fundamental que no dejes que se agraven. Lo que empieza como una depresión ocasional puede convertirse en algo duradero. Si te das cuenta de que nada te hace feliz y te preguntas qué hacer al respecto, a continuación encontrarás algunas ideas que te ayudarán a salir del estado en el que te encuentras.

  • Cambia tu mentalidad
  • Deja de pensar en las cosas y dedícate a resolver los problemas
  • Haz algo de ejercicio
  • Desarrolla hábitos saludables
  • Practica la meditación y el yoga
  • Reconecta con la alegría
  • Considera la ayuda profesional

Cambia tu mentalidad

Quizás suena demasiado sencillo, pero para vosotros que sólo tenéis sentimientos pasajeros de una falta de felicidad, lo único que necesitáis es cambiar la mentalidad.

Si sientes que estás posponiendo el sentimiento de felicidad para algún momento en el futuro, es importante que dejes de usar esto como una excusa para evitar vivir tu vida ahora.

Aunque hayáis pasado cosas malas en el pasado, o no tengas todo lo que quieres en tu vida ahora mismo, todos tenemos una historia de algún tipo que nos pesa en el corazón.

Lo que te distinguirá es cómo piensas en tu historia y cómo sales al mundo y vives con ella.

Deja de pensar en las cosas y dedícate a resolver los problemas

A continuación, si descubres que estás preparado para cambiar tu mentalidad sobre cómo te sientes, ¿cuáles son los pasos concretos que puedes dar para conseguirlo?

Una de las cosas que suelen hacer que os sintáis mal es pensar de manera constante sobre cómo os sentís. ¿Es tu caso? ¿Piensas mucho en que ya no disfrutas de las cosas?

Pensar en exceso es un hábito que puede empeorar el bajo estado de ánimo o la sensación de falta de disfrute. Intenta ser consciente de tus pensamientos y vigila los momentos en los que caes en una espiral de pensamientos negativos.

Pregúntate: ¿por qué estoy disgustado? ¿Qué necesito reconocer, evaluar o cambiar? Aunque quejarte de la situación o pensar constantemente en ella te puede parecer que estás haciendo algo, en realidad sólo estás logrando sentirte peor.

Identifica los problemas que puedes resolver y actúa sobre ellos. Al tomar medidas, empezarás a sentirte mejor.

Haz algo de ejercicio

Intenta hacer ejercicio al menos un par de veces a la semana, idealmente durante 30 minutos cada vez. El ejercicio hace que tu cerebro libere endorfinas, que naturalmente te harán sentir más animado y feliz.

No es necesario que salgas de casa, quizás no te gusten los gimnasios o prefieras aprovechar la tranquilidad que solo tu hogar te ofrece. De cualquier forma no hay excusas para probar. Busca algunas de tu rutinas favoritas en Internet y empieza de manera positiva el día realizándola.

Comienza siempre con algo muy leve, y a medida que tomes experiencia y avances podrás intentar rutinas mas complejas. Puedes leer nuestro artículo: ¿Cómo ayuda el ejercicio en la depresión? para más información.

Desarrolla hábitos saludables

Además de hacer ejercicio con regularidad, asegúrate de que adoptas otros hábitos saludables en tu vida.

¿Bebes suficiente agua cada día?

¿Comes alimentos saludables diariamente y tomas vitaminas con regularidad?

La comida basura, la cafeína, el alcohol, entre otros. servirán para empeorar el mal humor, hacer que te sientas perezoso y mantenerte en un estado de ánimo bajo.

Por otro lado, los hábitos saludables te darán una base sólida sobre la que volver a construir tu alegría de vivir.

Date la oportunidad de sentirte mejor asegurándote de que estás haciendo cosas básicas para mantener tu salud física y mental.

Practica la meditación y el yoga

Si sigues sin poder reconectar con las cosas alegres de tu vida, intenta añadir una práctica regular de meditación o de yoga junto con ejercicios de respiración.

Tener una práctica regular te ayudará a liberar las emociones negativas y el estrés, lo que te llevará a sentirte más tranquilo, alegre y listo para la claridad en tu vida.

Reconectar con la alegría

Llegados a este punto, puede que estés preparado para volver a incorporar actividades alegres a tu vida. ¿Qué solías disfrutar haciendo? Ya sea hacer proyectos de arte, trabajar en el jardín, leer, ver películas u otras actividades, dedícate a invertir un poco de tiempo al día o a la semana en las cosas que te aportan alegría.

Aunque es posible que no te apetezca hacer estas cosas de inmediato, el hecho de actuar para incorporarlas de nuevo a tu vida te ayudará a mejorar tu estado de ánimo y te devolverá la alegría que antes sentías.

Y, si hay barreras que te impiden hacer las cosas que solías disfrutar, comprueba si hay nuevas actividades que puedan ocupar su lugar u otras formas de hacer lo que solías realizar.

Por ejemplo, si te gustaba salir a comer con tus amigos, pero ya no puedes reunirte con ellos, mira si hay otra actividad social que puedas realizar y que te resulte agradable.

Considera la ayuda profesional

Por último, ¿qué hacer si has probado todo lo anterior y sigues viendo que nada te hace feliz?

Llegados a este punto, es posible que quieras considerar la posibilidad de solicitar la ayuda de tu médico o de un profesional de la salud mental. La pérdida de placer y motivación puede ser un signo de depresión clínica, que a veces tiene una causa biológica.

La depresión puede ser tratada con terapia para que tu mente tenga la oportunidad de volver a sentirse positiva, a través de la liberación de sustancias químicas positivas en tu cerebro.

Terapia online – ¿Necesito ayuda?

En Psicología online Avanzada, trabajamos mediante métodos con una validez científica, acompañándolos de una gran cercanía, comprensión de tu problema y con profesionales certificados y llevamos a cabo tratamientos psicoterapéuticos que permiten abarcar todo tipo de síntomas.

Es importante tener en cuenta que podemos sentir síntomas similares a los de una Depresión sin llegar a ser diagnosticados de ella. En cualquier caso, es un motivo suficientemente importante como para pedir ayuda y empezar una terapia.

Incluso, es posible que la terapia en estos casos, se planteara como una medida preventiva que impidiese que tales síntomas fueran a más. Además, nosotros aplicaríamos la tecnología para la realización de las sesiones por vídeo-llamada.

Por eso, si te encuentras triste, apagado, sin la capacidad de disfrutar de las cosas, sin ganas de hacer nada, con ganas de aislarte, incluso con problemas de apetito o sueño, no dejes de pedir ayuda.

Desde Psicología online avanzada, estaremos encantados de ayudarte.


Miriam es psicóloga sanitaria con una orientación cognitivo-conductual en la que basa sus terapias.

Puedes ver su perfil de LinkedIn en el siguiente enlace.

Psicología Online Avanzada

Psicología Online Avanzada

Terapia Psicológica Online Avanzada por Vídeo-Conferencia.
Psicólogos Expertos en Terapia Online.
Aplicamos el enfoque Cognitivo-Conductual con medios actuales.