¿Qué hacer cuando tienes ganas de renunciar a la vida?

Si alguna vez has tenido ganas de renunciar a la vida, no estás solo. Algunas de las razones más comunes para tener este sentimiento son las condiciones de salud, los acontecimientos inesperados, las dificultades de larga duración o, simplemente, la sensación de que la vida no ha salido como esperabas.

Aunque no es raro que te sientas así en momentos especialmente difíciles, se trata de una situación que tú y tus seres queridos debéis tomar muy en serio. Querer renunciar a la vida puede ser un sentimiento fugaz, pero también es un precursor del suicidio.

Por eso es importante acudir a una línea telefónica de ayuda, a un profesional de la salud, a un trabajador social, a un miembro del clero, a un profesor, a un amigo o a un familiar cuando surja este sentimiento. Con el tratamiento y el apoyo adecuados, puedes volver a tener ganas de vivir.

Entender la ideación suicida

Una de las principales ideas erróneas sobre la ideación suicida es que implica exclusivamente tomar medidas para acabar con la vida propia. Esa es una forma de pensamiento suicida, conocida como ideación suicida activa, pero no es la única.

Las personas también podéis experimentar una ideación suicida pasiva, lo que significa que queréis morir o tenéis ganas de abandonar la vida sin tener ningún plan concreto para morir por suicidio. La ideación suicida pasiva no debe tomarse a la ligera porque los que habéis perdido las ganas de vivir podéis empezar a contemplar activamente el suicidio y a desarrollar un plan para quitaros la vida en lugar de esperar que un accidente os mate o simplemente no volver a despertar.

Los síntomas de los pensamientos suicidas incluyen una serie de comportamientos:

  • Fijación en la muerte o en el morir
  • Regalar posesiones
  • Discutir el suicidio o lamentar haber nacido
  • Sentimientos de desesperanza
  • Despedirte de los demás
  • Conseguir armas, pastillas u otros objetos para acabar con tu vida
  • Aumento del consumo de sustancias y otras formas de autolesión
  • Aislamiento
  • Cambios de humor y otros cambios de personalidad
  • Cambios en las rutinas diarias
  • Poner en orden los asuntos propios sin motivo aparente

Trastornos asociados a los pensamientos suicidas

La ideación suicida a menudo se deriva de trastornos del estado de ánimo como los trastornos de ansiedad, el trastorno bipolar, el trastorno depresivo mayor y el trastorno depresivo persistente (también conocido como distimia).

También está relacionada con trastornos de la personalidad, sobre todo con el trastorno límite de la personalidad, y con afecciones hormonales como la depresión posparto, la perimenopausia y el trastorno disfórico premenstrual. Además, el trastorno de estrés postraumático también se ha relacionado con los pensamientos suicidas.

Es posible tener ganas de renunciar a la vida sin un diagnóstico de estos trastornos o sin experimentar un cambio hormonal. Las circunstancias de la vida pueden hacer que perdamos las ganas de vivir.

Esto incluye a una persona que experimenta el dolor o el duelo debido a la pérdida de un ser querido. Los supervivientes podéis no querer vivir en un mundo que ya no contiene a vuestro querido amigo o familiar.

Experimentar una ruptura o un divorcio es otro momento en el que la vida a veces parece demasiado sombría para seguir adelante. Y la pérdida de un trabajo, especialmente si tu identidad estaba fuertemente ligada a ese papel, puede llevarte a perder las ganas de vivir.

Las personas que contempláis pasivamente el suicidio después de experimentar cambios importantes en vuestra vida podéis tener una depresión situacional. La depresión situacional no es un trastorno oficial, pero los profesionales de la salud mental emplean el término para describir a los pacientes que tenéis dificultades para adaptaros a acontecimientos vitales traumáticos. Pueden incluso llegar al diagnóstico de trastorno de adaptación con síntomas depresivos

Problemas crónicos, agotamiento y traumas

A veces, las personas que queréis renunciar a la vida no habéis sufrido un cambio de vida drástico. En cambio, podéis haberos cansado de lidiar con problemas crónicos, con el agotamiento y con los traumas

Problemas crónicos

Es posible que si tenéis un problema de salud crónico ya no queráis enfrentaros a la vida a través de la perspectiva de esa afección.

Además, si experimentáis una ruptura, puede que no sólo os sintáis deprimidos por la ruptura, sino también por la serie de relaciones fallidas que han fracasado anteriormente. Tener una relación duradera con alguien puede parecer completamente inalcanzable, lo que hace que os sintáis desesperados sobre el futuro o como un fracaso.

Por otra parte, si tenéis una relación o un trabajo sin futuro también podéis sentir que la vida ya no merece la pena. No podéis imaginar una existencia en la que vuestro hogar o vuestro trabajo sean realmente satisfactorios. Acudir a un trabajo en el que a menudo eres ignorado, infravalorado, mal pagado o, simplemente, sin ningún reto, puede ser deprimente.

Permanecer en un mal matrimonio por el bien de los hijos, la religión o cualquier otra forma de obligación también puede hacer que la vida pierda su brillo.

Agotamiento

El agotamiento es otra condición que puede dar lugar a pensamientos suicidas. Muchos padres podéis trabajar durante el día para llegar a casa y trabajar en un “segundo turno” que implica cocinar, limpiar y cuidar de vuestros hijos, mientras que vuestro cónyuge o pareja hace poco o nada para ayudar. Tener poco tiempo de descanso, y mucho menos tiempo para la autorreflexión, puede hacer que la vida te parezca una serie de tareas interminables que completar.

Las personas con trabajos de alta presión, como la medicina, también experimentáis el agotamiento. Con largas horas de trabajo y pocas horas de sueño, podéis recurrir a las drogas o al alcohol para sobrellevarlo.

Durante la pandemia de COVID-19, algunos profesionales de la salud decidieron quitarse la vida al verse abrumados por los pacientes enfermos y la falta de recursos para ayudarlos.

Traumas no resueltos

Los traumas infantiles no resueltos también pueden hacer que las personas deseéis renunciar a la vida. Las personas que habéis sufrido abusos durante vuestra infancia y ahora padecéis un Trastorno de Estrés Postraumático Complejo (TEPT-C), podéis tener recuerdos, pesadillas, problemas para confiar en los demás y pensar que el mundo no es un lugar seguro.

También podéis perder la fe en la religión, lo que os hace sentir aún más solos mientras lucháis por recuperaros de las heridas de la infancia. Los individuos con TEPT-C lucháis para imaginar un mundo que no esté definido por el abuso, el trauma y la disfunción de la infancia, lo que hace que os cuestionéis si realmente merece la pena vivir.

Las personas que experimentasteis un trauma en la edad adulta podéis tener síntomas similares, pero el trauma infantil es único porque afecta al cerebro en desarrollo.

 Tratamiento de los pensamientos suicidas

Si sientes que ya no quieres vivir, concierta una cita con un profesional de la salud, especialmente con un profesional de la salud mental autorizado, para hablar de lo que estás experimentando.

Los profesionales pueden darte un diagnóstico, terapia de conversación y otras opciones de tratamiento. También pueden darte consejos sobre cómo gestionar las emociones o las circunstancias que te han llevado a querer renunciar a la vida.

El modo en que el profesional de la salud mental proceda con el tratamiento dependerá de tus síntomas y de la causa de los mismos. El deseo de renunciar a la vida debido al agotamiento, al trastorno límite de la personalidad o a la depresión situacional requiere diferentes planes de tratamiento. Un experto puede ayudarte a encontrar el protocolo que mejor funcione para ti.

Terapia online – ¿Necesito ayuda?

En Psicología online Avanzada, trabajamos mediante métodos con una validez científica, acompañándolos de una gran cercanía, comprensión de tu problema y con profesionales certificados y llevamos a cabo tratamientos psicoterapéuticos que permiten abarcar todo tipo de síntomas.

Es importante tener en cuenta que podemos sentir síntomas similares a los de una Depresión sin llegar a ser diagnosticados de ella. En cualquier caso, es un motivo suficientemente importante como para pedir ayuda y empezar una terapia.


Miriam es psicóloga sanitaria con una orientación cognitivo-conductual en la que basa sus terapias.

Puedes ver su perfil de LinkedIn en el siguiente enlace.

Autor: Psicología Online Avanzada

Terapia Psicológica Online Avanzada por Vídeo-Conferencia.
Psicólogos Expertos en Terapia Online.
Aplicamos el enfoque Cognitivo-Conductual con medios actuales.

¿Qué hacer cuando tienes ganas de renunciar a la vida?, Depresión, Ansiedad, Tristeza, Alteración de sueño, Cambios de ánimo, Agotamiento, Terapia Online