Factores que contribuyen a la depresión post-adopción

Cuando una adopción tiene lugar, normalmente es un sentimiento de alegría y triunfo el que prevalece sobre las aprensiones y preocupaciones naturales. El largo trabajo de rellenar interminables formularios y defender la capacidad de ser un buen padre ante los trabajadores sociales, los organismos legales y el tribunal, por fin ha terminado.

El hijo que buscabas está ahora en casa para cuidarlo y disfrutar con él del día a día.

Sin embargo, aproximadamente uno de cada diez padres post-adoptivos sufren una profunda depresión tras una adopción exitosa. Esto suele ser una sorpresa para los padres, que esperaban empezar a disfrutar de la vida con este nuevo niño.

Pero, ¿qué causa la depresión post-adoptiva?

Fatiga después del estrés

Es natural sentirte cansado y apático después de una lucha prolongada. Muchos padres adoptivos no lo entienden y, en cambio, tienen un sentimiento de culpa porque no siempre están animados con el trabajo diario de criar a los hijos.

Esperaban ser los padres más maravillosos de todos, pero descubren que a veces están resentidos o cansados de todo el asunto. Además, el coste, la frustración y la complejidad de todo el proceso burocrático pueden superar las expectativas, haciéndoles sentir fuera de control.

Una adopción difícil también hace estragos en las emociones de los padres.

Estrés en la crianza de los hijos

Criar a un niño es, de por sí, una tarea difícil y agotadora. Los padres que emprenden el cuidado de un niño por primera vez pueden encontrarlo como una tarea inesperadamente difícil.

Esto provoca temores, confusión y sentimientos de incapacidad, desconcierto y derrota. Tal vez piensen que esta situación demuestra que no son unos padres tan comprometidos como creían, lo que les hace caer en una mayor tristeza y en una disminución de la autoestima.

También es posible que sientan culpa por haber osado pensar que el niño no es tan perfecto como imaginaban, o que la crianza no es tan maravillosa como lo imaginaban.

La falta de sueño, el cansancio, el aumento de las responsabilidades, las exigencias económicas, el hecho de tener menos tiempo y oportunidades o inclinación para compartir las emociones y el sexo dentro de la relación conyugal, y los antecedentes de depresión anterior, son todos factores de riesgo para la depresión post – adoptiva.

Expectativas poco realistas

Los padres adoptivos también son propensos a la depresión debido a las expectativas poco realistas que depositaron en ellos mismos o en el niño. Es posible que hayan pensado que, una vez que la adopción es un hecho, la vida es mucho más fácil, ya que el niño y los padres forman una unidad familiar completa.

La verdad es que, al igual que el matrimonio, el niño y los padres adoptivos provienen de situaciones diferentes y necesitan ajustar juntos un conjunto armonioso.

Esto requiere tiempo, paciencia, comprensión y sabiduría. Estas cualidades no son fáciles de conseguir para la mayoría de las personas, por lo que la mayor parte de los padres adoptivos tienen que aprender a ser buenos padres sobre la marcha, al igual que los padres biológicos.

Falta de comunicación

La adopción es un acontecimiento importante en la vida. En muchos padres adoptivos, la culpa de tener la sensación de haber robado un hijo a una madre entra en competencia con la alegría de tener por fin un hijo propio.

También es posible que teman que el niño les rechace cuando salga a la luz el hecho de que no son los padres biológicos.

Además, el vínculo con la familia requiere tiempo. No ser conscientes de esto hace que los padres tengan pensamientos negativos sobre lo inesperadamente difícil y poco gratificante que está resultando la vida post-adopción. El no disponer de un medio adecuado para expresar estos temores y sentimientos empeora el estrés y propicia el desarrollo de la depresión.

Factores de estrés emocional existentes

La infertilidad es una de las principales causas de la adopción. Sin embargo, el estrés y los sentimientos de impotencia y baja autoestima asociados a la infertilidad no siempre desaparecen con la adopción. Además, la sensación de falta de control que supone el proceso de adopción es un factor de estrés para la depresión post-adoptiva.

Un historial de problemas psicológicos en el pasado también aumenta el riesgo de sufrir síntomas depresivos.

Falta de apoyo social

La falta de apoyo familiar y social también predispone a los síntomas depresivos, ya que éste no llega en la misma medida ni por parte del mismo segmento de la sociedad en el caso de la adopción.

La sensación de que los demás piensan que uno ha actuado de forma insensata o equivocada a menudo actúa como un amortiguador de las emociones positivas que tienes con respecto a la adopción, forzándote a cuestionar tu decisión o a dudar de tu sabiduría.

Además, las personas llegan a discriminar en el trato que dan a los niños adoptados, lo que hace que los padres sientan vergüenza, indignación o impotencia, lo cual lleva a que vuelvan a tener sentimientos negativos.

Las disputas matrimoniales podrían aumentar después de la adopción, tal vez relacionadas con los estilos de crianza de los hijos o la gestión financiera. Sin embargo, los estudios demuestran que la satisfacción conyugal general aumenta después de una adopción.

Dudas relacionadas con la adopción

Los padres que tienen dificultades para criar a los hijos también llegan a pensar que no tienen derecho a ejercer la disciplina, ya que no son los «verdaderos» padres del niño. Además, es posible que el niño y los padres tarden más en establecer un vínculo, lo que provoca temores y preocupaciones sobre el «fracaso» de la adopción.

La naturaleza de otros factores de estrés es diferente para los padres biológicos y los adoptivos. Estos últimos suelen pertenecer a un grupo de mayores ingresos en general, con trabajos mejor pagados y niveles de educación más altos.

No sufren los cambios hormonales, la ansiedad y los cambios en la imagen corporal que acompañan al embarazo, el parto y el alumbramiento, aunque sí comparten el estrés de la crianza.

En la mayoría de los casos, los factores de estrés están relacionados exclusivamente con la adopción. Por ello, es importante reconocer y tratar a este grupo de padres de forma específica.

Terapia online – ¿Necesito ayuda?

En Psicología online Avanzada, trabajamos mediante métodos con una validez científica, acompañándolos de una gran cercanía, comprensión de tu problema y con profesionales certificados y llevamos a cabo tratamientos psicoterapéuticos que permiten abarcar todo tipo de síntomas.

Es importante tener en cuenta que podemos sentir síntomas similares a los de una Depresión sin llegar a ser diagnosticados de ella. En cualquier caso, es un motivo suficientemente importante como para pedir ayuda y empezar una terapia.

Incluso, es posible que la terapia en estos casos, se planteara como una medida preventiva que impidiese que tales síntomas fueran a más. Además, nosotros aplicaríamos la tecnología para la realización de las sesiones por vídeo-llamada.

Por eso, si te encuentras triste, apagado, sin la capacidad de disfrutar de las cosas, sin ganas de hacer nada, con ganas de aislarte, incluso con problemas de apetito o sueño, no dejes de pedir ayuda.

Desde Psicología online avanzada, estaremos encantados de ayudarte.

Psicología Online Avanzada

Psicología Online Avanzada

Terapia Psicológica Online Avanzada por Vídeo-Conferencia.
Psicólogos Expertos en Terapia Online.
Aplicamos el enfoque Cognitivo-Conductual con medios actuales.