Efectos físicos del trastorno por atracón

¿Qué es el trastorno por atracón?

El trastorno por atracón es un trastorno alimentario que consiste en una ingesta excesiva de alimentos, a menudo motivada por la necesidad de calmar las emociones negativas. Las personas que padecen este trastorno, comen repetida e incontroladamente cantidades extremas de comida, lo que a veces provoca un aumento de peso. Tras estos episodios, los afectados suelen experimentar sentimientos de culpa, vergüenza o angustia. En un intento de recuperar el control, las personas pueden empezar a restringir la comida o intentar hacer dietas restrictivas, lo que a menudo acaba en otro episodio de atracones, lo que dificulta la pérdida de peso. Este ciclo de atracones y restricciones es difícil de romper sin un tratamiento profesional.

Según el DSM-5, las características diagnósticas clave del trastorno por atracón que deben ser cumplidas son:

Episodios recurrentes de atracones o de ingesta de una cantidad de comida superior a la que la mayoría de las personas comerían en un periodo de tiempo similar en circunstancias parecidas. Estos episodios deben ir acompañados de una sensación de pérdida de control al comer en exceso.

   Estos episodios incluyen tres o más de los siguientes aspectos:

  • Comer más rápido de lo habitual.
  • Ingerir alimentos hasta el punto de sentirte incómodo.
  • Alimentarte cuando no tienes hambre.
  • Comer solo debido a la vergüenza de la cantidad de comida que es consumida.
  • Sentimientos de asco, depresión o culpabilidad después de comer.
  • Angustia por los atracones.
  • Presentar episodios durante tres o mas meses.
  • Ausencia de conductas compensatorias (como la bulimia y la anorexia, como correr, purgar, etc.).

Señales de advertencia y síntomas

Los signos de advertencia del trastorno por atracón incluyen:

  • Comer cantidades inusualmente grandes de comida en poco tiempo.
  • Sentirte fuera de control al comer.
  • Alimentarse a pesar de la falta de apetito.
  • Comer rápidamente.
  • Ingerir alimentos hasta el punto de sentirte incómodo o enfermo.
  • Consumir la comida solo o en secreto.
  • Sentirte deprimido, culpable, asqueado, avergonzado o triste después de comer o por tus hábitos alimentarios.
  • Hacer dietas o restricciones con frecuencia sin éxito y a menudo sin perder peso.

Efectos físicos de los atracones

Los atracones son cíclicos, ya que pasan de los episodios de atracones a las dietas restrictivas que, en última instancia, conducen al individuo de nuevo a los atracones. Son un tipo de trastorno de alimentación muy común, a pesar de ser menos conocido que la anorexia y la bulimia. Aunque carecen de los comportamientos compensatorios que caracterizan a otros trastornos alimentarios, son igualmente graves.

No son una elección, una fase o una falta de fuerza de voluntad. Los atracones pueden afectar a cualquiera, independientemente de la edad, la raza, el sexo o cualquier otra categoría demográfica. Es una enfermedad mental compleja y grave que requiere tratamiento profesional. Aunque las personas que luchan contra los atracones suelen tener un peso superior a la media, no siempre es así. Cuanto más frecuentes sean estos episodios más grave será la enfermedad.

A medida que aumentan los atracones, las personas pueden empezar a experimentar síntomas físicos que afectan negativamente en la vida. Aunque estos síntomas son graves, si se tratan a tiempo, son reversibles.

Efectos dermatológicos

Es habitual que los individuos que sufren un trastorno por atracón consuman cantidades abundantes de dulces y alimentos no nutritivos. La dieta restrictiva que sigue a un atracón también contribuye a que el individuo no cumpla con las necesidades nutricionales del cuerpo. Esta baja ingesta de calorías (por la dieta) y la falta de consumo de nutrientes (tanto por la dieta como por los atracones) pueden provocar sequedad en la piel y hacer que el pelo se vuelva frágil y se caiga. Los atracones, especialmente de dulces y productos lácteos, también provocan un aumento del acné facial.

Efectos gastrointestinales

Las personas que tienen episodios frecuentes de atracones experimentan habitualmente una serie de problemas gastrointestinales. Después de un episodio de atracones, las personas sienten una sensación de saciedad o malestar estomacal. Experimentan hinchazón, dolor abdominal y náuseas. Los atracones sobrecargan el sistema de una persona con una avalancha de calorías, azúcares, grasas y carbohidratos, lo que provoca que el cuerpo utilice una gran cantidad de energía para digerir los alimentos, lo que a su vez genera baja energía, somnolencia y pereza.

El consumo de grandes cantidades de comida en un corto periodo de tiempo también es causa de reflujo ácido, calambres, acidez y diarrea. La ingesta repetida de grandes cantidades de comida tiene efectos a largo plazo, como la dilatación gástrica y la perforación gástrica, en la que el estómago se llena tanto que llega a la ruptura.  Los atracones también pueden causar estreñimiento y el síndrome del intestino irritable, donde las personas experimentan malestar estomacal general y crónico, diarrea y estreñimiento.

Efectos en el sistema endocrino

El trastorno por atracón a veces provoca hipertensión (presión arterial alta). Los factores de riesgo comunes de la presión arterial alta incluyen el sobrepeso y la diabetes, condiciones que a veces son vistas en aquellos que sufren de atracones, aunque es importante tener en cuenta que no todos los individuos que luchan contra los atracones viven en cuerpos más grandes.

Opciones de tratamiento

Los efectos físicos exactos del trastorno por atracón aún son desconocidos, ya que los estudios e investigaciones sobre los trastornos alimentarios se centran específicamente en la anorexia y la bulimia. Dicho esto, las investigaciones recientes están orientadas a comprender los efectos del trastorno por atracón y por qué ciertos individuos son propensos a desarrollar esta clase de trastorno alimentario. Es esencial que las personas que sufren atracones reciban ayuda y tratamiento lo antes posible. El tratamiento dependerá de la gravedad del trastorno alimentario, pero a menudo requiere un terapeuta y un dietista para llegar a las causas fundamentales de los atracones del paciente.

Terapia Online ¿La recuperación es posible? 

Los trastornos alimentarios no tienen porqué ser permanentes. Con el tratamiento adecuado, la recuperación es posible. En Psicología Online Avanzada sabemos que a la mayoría de estos trastornos alimentarios les subyace una obsesión, para ello será necesario hacer ejercicios de parada, cambio y confrontación del pensamiento.

Además, nosotros aplicamos la tecnología para la realización de las sesiones por vídeo-llamada. Mediante la terapia online, buscamos derribar todo tipo de barreras, para que tú, nos dejes ayudarte. De este modo estarás un paso más cerca de cumplir tus objetivos.

Si tú o un ser querido están luchando contra este trastorno alimentario, ponte en contacto con nuestro programa.

Psicología Online Avanzada

Psicología Online Avanzada

Terapia Psicológica Online Avanzada por Vídeo-Conferencia.
Psicólogos Expertos en Terapia Online.
Aplicamos el enfoque Cognitivo-Conductual con medios actuales.