Afrontemos los temores y las fobias

¿Estoy sufriendo un temor o una fobia?

Es importante que sepas que un temor se transforma en una fobia cuando debes  cambiar tu estilo de vida para poder mantenerlo bajo control. Una fobia es un miedo o temor extremo o irracional que está presente debido a un objeto o una circunstancia concreta, hasta el punto de restringir gravemente tu vida.

Si tienes una fobia, harás todo lo posible por evitar un objeto o una situación que la mayoría de la gente considera inofensiva. Entrar en contacto, o incluso la idea de entrar en contacto, con el objeto de la fobia te produce pánico.

Pero no es necesario vivir con una fobia. Todas las fobias son tratables, dice el profesor Isaac Marks, del Instituto de Psiquiatría del King’s College de Londres. «No hay necesidad de que nadie siga sufriendo», añade que «La gente puede superar las fobias».

¿Cuándo buscar ayuda?

«La gente pide ayuda cuando una fobia empieza a interferir en la vida; por ejemplo, se ven obligados a dejar el trabajo porque no pueden coger el transporte público, o se quedan en casa para evitar conocer gente», dice Marks.

Hay que tener en cuenta que es un estado incapacitante el cual afecta a un considerable número de personas a nivel mundial, en algún punto de la vida.

Existen algunas fobias, que no necesariamente afectan a la vida cotidiana, como es el miedo a las serpientes o mejor llamado ofiofobia, en cambio otras, como lo es el temor a los espacios abiertos o agorafobia, te harán muy complicado el llevar una vida normal.

Las fobias las podemos clasificar en dos grupos, pueden ser específicas. Como el miedo a las arañas, a las alturas o a los dentistas. O generales, como el temor a los espacios abiertos, a relacionarse con otras personas, o incluso el temor a experimentar los síntomas propios del miedo y la ansiedad, vulgarmente conocido como miedo al miedo o fobofobia.

Las 10 Fobias más frecuentes

  • Se denomina Fobia social al miedo a interactuar con otras personas.
  • La Agorafobia es el temor extremo que podrían presentar las personas por los espacios públicos.
  • Aunque quizás no lo conozcas, el miedo a vomitar es muy común y es llamado Emetofobia.
  • El temor intenso a ruborizarte se denomina Eritofobia.
  • En esta lista también entra la Fobia a la conducción.
  • El miedo intenso a la enfermedad, es llamado Hipocondría.
  • Solo pensar en volar, te produce un temor extremo, a este miedo le damos el nombre de Aerofobia.
  • Las arañas, esos pequeños animales de 8 patas te causan un temor inexplicable, ellos también tienen su apartado y es la Aracnofobia.
  • El miedo a los animales en general es denominado Zoofobia.
  • Los espacios cerrados pueden ser terroríficos, incluso producirte una ansiedad grave, este temor intenso es llamado Claustrofobia.

La fobia social puede empezar como timidez, que luego es exagerada hasta el punto de perturbar tu vida.

En algunas ocasiones a los ataques de pánico se les asocia con la agorafobia. Las personas que padecen agorafobia tienden a evitar los lugares que desencadenan este pánico.

«La agorafobia y la fobia social suelen ser mucho más incapacitantes que las fobias específicas, aunque en ocasiones alguien con una fobia específica está gravemente afectado por ella», afirma el psicólogo Paul Salkovskis, del King’s College de Londres.

Las fobias específicas son mucho más fáciles de vivir que las fobias más generalizadas, porque realmente no se puede evitar a la gente ni ir a lugares concurridos.

Cómo empiezan las fobias

No se sabe exactamente cómo se desarrollan las fobias, pero es creído que las fobias específicas se originan en la infancia, entre los cuatro y los ocho años de edad.

«La fobia social y la agorafobia empiezan mucho más tarde», dice Salkovskis. «La fobia social empieza sobre todo en la pubertad y la agorafobia suele empezar al final de la adolescencia o al principio de la veintena».

Dice que familiarizar a los niños con las cosas que les dan miedo es una buena forma de prevenir el desarrollo de una fobia. Añade que «Así podemos eliminar el miedo de una persona como por ejemplo a las arañas, antes de que se convierta en un problema en la vida posterior».

Ayuda para las fobias

El tratamiento en el caso de las fobias implica algún tipo de exposición a lo que más temes.

La terapia de autoexposición, una forma de terapia cognitivo-conductual, permite utilizar libros de autoayuda, grupos de autoayuda o recursos de autoayuda en línea.

La terapia cognitivo-conductual (TCC) consiste en enseñar a la persona nuevos comportamientos y procesos de pensamiento que ayuden a afrontar la ansiedad que es experimentada cuando se produce una fobia.

Una persona podría considerar la TCC semanalmente, en un grupo, o de forma individual. También es posible seguir un curso acelerado, con sesiones diarias.

Terapia Online ¿Puedo mejorar?

La buena noticia es que si tu fobia te está causando pensamientos o sentimientos angustiosos, ten la seguridad de que puedes mejorar con un tratamiento adecuado. En Psicología online Avanzada, trabajamos las fobias desde una perspectiva principalmente, Cognitivo-Conductual.

No nos preguntamos tanto “el por qué”, sino más bien “el para qué”.

Así, trabajaremos la respuesta de Evitación, exponiéndote de forma progresiva al estímulo que te provoca el miedo. Son las denominadas técnicas de Desensibilización sistemática.

Esto siempre se llevará a cabo con el complemento de técnicas de relajación y de control de estrés.

Además, nosotros aplicamos la tecnología para la realización de las sesiones por vídeo-llamada. Mediante la terapia online, buscamos derribar todo tipo de barreras, para que tú, nos dejes ayudarte. De este modo estarás un paso más cerca de cumplir tus objetivos.

Si tú o un ser querido están luchando contra una fobia, ponte en contacto con nuestro programa.

Psicología Online Avanzada

Psicología Online Avanzada

Terapia Psicológica Online Avanzada por Vídeo-Conferencia.
Psicólogos Expertos en Terapia Online.
Aplicamos el enfoque Cognitivo-Conductual con medios actuales.